Los Ravens confirmaron hoy que no sólo son los actuales campeones del Super Bowl sino que también tienen un dominio completo cada vez que se enfrentan a los Texans de Houston a los que vencieron por 30-9.

El "linebacker" Daryl Smith anotó una interceptación de 37 yardas hasta las diagonales, el recibidor abierto de equipos especiales Tandon Doss regresó un despeje 82 yardas para touchdown y la defensa de los Ravens controló en todo momento a la ofensiva de los Texans.

Los Ravens (2-1) ganaron a pesar de jugar sin el corredor, Ray Rice, por primera vez desde el 2008.

Rice, lesionado en una cadera, fue reemplazado por Bernard Pierce, quien corrió para 65 yardas y un touchdown, lo que hizo que la ausencia del jugador titular no se notase en el rendimiento del equipo.

Los Texans (2-1) tenían la ventaja 6-3 antes de que Smith interceptara el pase del mariscal de campo Matt Schaub, de nuevo sin mostrar liderazgo dentro del equipo, y lo regresara a la zona final con 2:39 minutos por jugar en la primera mitad.

Menos de dos minutos después, Doss eludió a varios rivales durante la primera anotación de su carrera en devolución de despeje y la historia del partido cambió por completo a favor de los actuales campeones del Super Bowl.

La defensiva de Baltimore hizo el resto. Los Ravens no han permitido un touchdown en ocho cuartos, desde su derrota en la primera semana por paliza de 49-27, en contra de los Broncos de Denver.

El mariscal de campo Joe Flacco completó 16 de 24 pases para 171 yardas, sin que tuviese ninguno de anotación ni tampoco permitiese interceptación, dejando en 87,3 su índice pasador.

Mientras que Schaub completó 25 de 35 pases, tampoco tuvo envíos de anotación y le hicieron una interceptación que sería "mortal" para los Texans.

Su índice pasador de 72,8 mostró claramente que volvió a ser factor negativo en el juego del equipo.