La polaca Agnieszka Radwanska, primera favorita, y la rusa Anastasia Pavlyuchenkova (n.3), al imponerse respectivamente a la española Lara Arruabarrena y a la italiana Francesca Schiavone, disputarán la final del torneo de Seúl, dotado con 500.000 euros en premios.

Radwanska derrotó a Arruabarrena, por un fácil 6-0 y 6-2; mientras Pavlyuchenkova ganó con apuros a Schiavone, por un doble 7-6 (11, 6).

La confrontación entre Radwanska (n.4 mundial), la gran favorita para hacerse con el torneo coreano, y Arruabarrena (n.113 WTA) resultó demasiado fácil para la polaca, que precisó de sólo sesenta y cuatro minutos para meterse en la final.

Lo hizo, principalmente, apoyada en su acierto con el servicio: ocho puntos directos y ninguna doble falta. Además de cerrar el partido haciendo suyos los últimos quince puntos.

Se trata del segundo triunfo de Radwanska sobre Arruabarrena tras el logrado en el torneo de Madrid 2012, en el que pasaba por ser el único precedente hasta la fecha entre ambas.

Mucho más igualado fue el duelo entre Pavlyuchenkova y Schiavone, decidido en dos sets y el decisivo decimotercer juego de cada uno de ellos, tras dos horas y 24 minutos de dura lucha.

Fue un partido donde ambas tenistas contaron con un notable acierto en el servicio, como indica que únicamente hubiera una rotura de saque por parte (primera manga).

Especialmente emocionante, y largo, resultó la primera manga, que se llevó la jugadora rusa por un 13 a 11, tras hora y media.

Con su triunfo, Pavlyuchenkova (n.32) iguala con Schiavone (n.56) en duelos directos, con tres por parte.

"Estoy feliz de estar en la final, pero todavía estoy pensando en el partido, lo difícil que fue el primer set; fue increíble. Ambas hemos jugado un buen tenis", comentó la jugadora rusa tras su triunfo ante la italiana.

Radwanska y Pavlyuchenkova se han enfrentado hasta ahora en tres ocasiones, con ventaja parcial para la primera, por 2 a 1.