¿Cómo se atreven los Dodgers de Los Angeles a celebrar en "nuestra" piscina?

Ese fue el sentimiento general de indignación después de que el mexicano Adrián González y cerca de 20 jugadores de los Dodgers dejaron el dugout de visitantes luego de brindar con champán y saltaron a la icónica piscina del Chase Field en Phoenix para celebrar haber asegurado el título de la División Oeste de la Liga Nacional.

Los Dodgers insisten en que no quisieron faltar al respeto, pero la piscina ubicada en el rincón del jardín derecho del Chase Field es tan emblemática como el mismo estadio.

Willie Bloomquist, jugador de cuadro de Arizona, y el senador John McCain están entre quienes utilizaron su cuenta en Twitter para censurar abiertamente a los Dodgers por lo que fue percibido como una falta de respeto.

"Felicitaciones a los Dodgers por ganar en la Oeste; lo consiguieron en el terreno de juego", escribió Bloomquist. "Sólo que no se alardea en el rostro del adversario".

McCain fue más duro en sus críticas, quizá algo usual en la política de estos días.

"¡Un acto sin clase por parte de un montón de niños malcriados demasiado bien pagados, inmaduros y arrogantes!", criticó el republicano.

Hay por supuesto antecedentes suficientes para tal reacción.

El más obvio fue el incidente ocurrido el 11 de junio en el Dodger Stadium, cuando el pitcher derecho Ian Kennedy de Arizona le envió un lanzamiento al cubano Yasiel Puig que le pasó rozando por el rostro, y luego golpeó a Zack Greinke en su hombro izquierdo recientemente lesionado.

¿El resultado? Una batalla campal por la cual las Grandes Ligas suspendieron a ocho jugadores. El castigo más largo — de 10 juegos — fue para Kennedy, quien posteriormente fue transferido a los Padres de San Diego.

Y, curiosamente, los Dodgers iniciaron su sorprendente repunte en la temporada para pasar del último al primer lugar aproximadamente en esa misma época.

Además hay que tomar en cuenta ese partido en Arizona al principio de la campaña en el cual se le pidió a algunos aficionados ubicados en los llamados asientos "especiales" que se encuentran justo atrás del cátcher que se quitarán su indumentaria de los Dodgers o se movieran de lugar.

Dan Bickley, columnista del periódico Arizona Republic y conductor de una radiodifusora local, sugirió irónicamente que los Diamondbacks deberían realizar una ceremonia para vaciar y limpiar la piscina de esta "maldad", y quizá incluso llamar al actor Bill Murray para que colabore en la limpieza vestido con un traje de protección contra sustancias peligrosas.

___

Bob Baum está en Twitter como: www.twitter.com/Thebaumerphx