El partido conservador de la canciller alemana Angela Merkel y sus aliados en una coalición luchaban el viernes por ganar votos en la recta final de la campaña electoral de Alemania mientras las encuestas apuntan a un resultado apretado.

Merkel está muy favorecida para salir de las elecciones del domingo con un tercer mandato, pero están en juego sus esperanzas de continuar la actual coalición entre su Unión Cristianodemócrata y los Demócratas Libres.

Una encuesta del canal de televisión ZDF realizado el miércoles y jueves mostró una ventaja de un punto, estadísticamente insignificante, para la alianza frente a toda la oposición, en línea con otros estudios recientes que muestran un empate técnico.

Los Demócratas Libres están presionando mucho por los votos de los partidarios de Merkel, después de ser expulsados de la legislatura estatal de Baviera en una votación regional la semana pasada. Las encuestas nacionales apuntan a que están rondando el 5% del apoyo necesario para mantener sus escaños en el Parlamento.

Merkel y su bloque conservador se están retractando al decir que no tienen votos para regalar. Si la coalición pierde su mayoría, el resultado más probable sería una "gran coalición" entre el partido de Merkel y los Socialdemócratas de centro-izquierda, y los conservadores quieren ser tan fuertes como sea posible.

"Yo nos aconsejaría en las últimas horas antes de la elección, combatir a nuestros adversarios políticos y no discutir sobre nuestros respectivos votos", dijo al diario Die Welt el gobernador de Baviera, Horst Seehofer, quien llevó ahí a la victoria al bloque conservador de Merkel.

Los Demócratas Libres tienen "potencial de más de 5", agregó. Ellos ganaron casi 15% en la última elección.

La encuesta de ZDF hecha a 1.369 personas, daba a los conservadores de Merkel 40% de apoyo y 5,5% a los Demócratas Libres. Los socialdemócratas encabezados por Peer Steinbrueck tenían 27%, sus aliados Verdes 9% y el Partido de Izquierda — de línea dura y con quien los partidos de centro-izquierda se niegan a trabajar — 8,5%.

El sondeo mostró que un nuevo partido anti-euro, Alternativa para Alemania tenía 4% de respaldo, aunque no es suficiente para ganar escaños parlamentarios. El margen de error de la encuesta fue de más o menos tres puntos porcentuales.