Miami, 19 sep (EFEUSA).- Científicos de la Universidad Internacional de Florida (FIU) comenzaron a operar oficialmente el laboratorio subacuático Aquarius, ubicado en Cayo Largo y el único en el mundo que funciona como laboratorio de investigación en el fondo marino, informó hoy esta institución académica.

La instalación submarina atravesaba un momento difícil, tras sufrir una serie de recortes en su presupuesto, y su destino parecía incierto hasta que la FIU decidió responsabilizarse, a comienzos de año, de este "hábitat que permite a los científicos vivir, trabajar y entrenarse a 63 pies de profundidad bajo el mar durante semanas".

"Hoy celebramos el renacimiento de Aquarius" y el final de la misión de entrenamiento "Sea Test II" de un equipo de la NASA en la base subacuática, señaló en un comunicado Mark B. Rosenberg, rector de la FIU.

Se trata de la primera misión que tiene lugar bajo control de la FIU en este laboratorio único en el mundo por sus características, situado a unas 4 millas de la costa y por el que han pasado ya unos 16 equipos de astronautas par formarse en condiciones similares a las del espacio.

Rosenberg expresó su agradecimiento al Gobierno federal por apoyar este proyecto, que permitió recientemente a un equipo de la NASA permanecer en Aquarius para entrenarse de cara a posibles viajes espaciales.

Esta base submarina está situada exactamente en Conch Reef y forma parte del Santuario Nacional Marino de los Cayos de Florida, en el extremo sur del estado.

"Gracias al gobierno federal y muchos otras instituciones ha sido posible rescatar este joya única de la ciencia y puesta de nuevo en marcha para beneficio de la comunidad global", apuntó Rosenberg.

La estación submarina Aquarius comenzó a operar en 1993 bajo la dirección de Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA), y "esta prevista su clausura este año".

Sin embargo, la FIU presentó un amplio plan de rescate que mostraba la viabilidad de esta instalación submarina y el interés global de mantenerla operativa.

Entre las características que convierten a Aquarius en un laboratorio único figura la iniciativa denominada "Buceo de saturación", un programa que permite a los científicos trabajar bajo el mar "hasta nueve horas al día" sin miedo a sufrir problemas de descompresión.

La estación Aquarius "nos permite ofrecer a los estudiantes un método de aprendizaje avanzado como no hay otro en el mundo. Estamos entrando en una nueva fase en la que podemos facilitar nuevos usos y ampliar las oportunidades educativas en la base subacuática", dijo a Efe Mike Heithaus, director de la Faculta de Medioambiente, Arte y Sociedad de la FIU.

La institución educativa precisó que el aumento del "tiempo de investigación es un elemento clave que incrementa la productividad científica bajo el agua", e insistió en la importancia de este laboratorio para el entrenamiento de astronautas y el "desarrollo de conceptos de ingeniería", dado que el medioambiente bajo el mar es "similar a las condiciones del espacio".

Kenneth G. Furton, decano de la Facultad de Artes y Ciencias, subrayó el esfuerzo realizado el año pasado por la FIU para "salvar"el proyecto Aquarius. "Somos conscientes del gran trabajo realizado y creemos en el potencial del laboratorio como fuente para la comprensión científica y los descubrimientos", hizo hincapié Furton.

El decano de la FIU se mostró confiado en que lo que será un "ambicioso plan que continuará buscando la viabilidad financiera por medio de subvenciones, regalos y otras fuentes de financiación", así como el de nuevas misiones subacuáticas.

La más reciente misión realizada por la NASA concluyó la semana pasada y se centró en la prueba de un concepto de ingeniería y la mejora de las técnicas de comunicación en el espacio.

"Tras muchos años trabajando en la base Aquarius, estamos felices de que la FIU se haya hecho cargo de las operaciones" de este laboratorio submarino, señaló por su parte Bill Todd, responsable de los proyectos de la NASA denominados Sea Test y la Misión de Operaciones en Ambientes Extremos (Neemo), compuesta por científicos, astronautas e ingenieros.

Todd mostró su entusiasmo por la continuidad del proyecto y aseguró que "todo el equipo está muy bien preparado para completar un nuevo y exitoso entrenamiento de astronautas y tareas de ingeniería".

En ese sentido, resultó "ejemplar" el liderazgo este año de la FIU en conjunción con sus socios, la NASA, la Marina estadounidense y otras instituciones internacionales para culminar con éxito esta misión en Aquarius, dijo. EFE

emi/abm