Los Azulejos de Toronto obsequiaron el jueves al panameño Mariano Rivera algo que le hará recordar a Canadá, en lo que representó la última visita del mejor taponero de la historia a la ciudad con los Yanquis de Nueva York.

Rivera recibió una pieza tallada en madera por el escultor David Ruben Piqtoukun, antes del encuentro entre ambos equipos. La escultura muestra a Kiviuq, un héroe de la historia y de las leyendas esquimales.

En la breve ceremonia previa al juego, se unieron a Rivera tres jugadores de los Azulejos, el dominicano José Bautista, Casey Janssen y Darren Oliver. Todos posaron ante una mesa colocada frente al montículo.

La pantalla gigante del estadio mostró varios de los mejores momentos en la carrera del cerrador canalero, con la canción "Enter Sandman", del grupo Metallica, que suele acompañar el ascenso de Rivera a la lomita en la novena entrada de los encuentros.

Asimismo, Rivera recibió una donación de 10.000 para su fundación caritativa.

El lanzador de 43 años ha dicho que se retirará después de esta temporada, su 19na en las Grandes Ligas, todas con los Yanquis. Sus 652 salvamentos son la mayor cifra en la historia.