Goleadores en la Liga de Campeones con sus astros al frente, Barcelona y Real Madrid regresan el sábado y el domingo, respectivamente, a la liga española, donde los azulgranas siguen perfectos en lo alto de la clasificación.

Barsa y Atlético de Madrid son los únicos equipos en haber saldado con victorias las cuatro fechas disputadas por ahora, y tal es la igualdad entre ambos y la falta de rigor de las normas de la competición que nadie sabe a ciencia cierta quién es el líder real de la liga, cuya página oficial se decanta por el Atlético con los mismos puntos, goles a favor y tantos en contra que los azulgranas.

Les siguen con 10 unidades Real Madrid y Villarreal, que enfrentarán el domingo al Getafe y al Celta de Vigo, respectivamente.

El Barsa visita el sábado al Rayo Vallecano con la previsión de que llegue a punto su entrenador, el argentino Gerardo Martino, después que debiera viajar a Argentina el miércoles por el fallecimiento de su padre.

En el plano deportivo, el timonel rosarino se fue con la tranquilidad de la goleada por 4-0 infligida al Ajax en la Liga de Campeones, con otra actuación de alto copete de su compatriota Lionel Messi, autor de su cuarto triplete en la máxima competición continental, nuevo récord.

Pero a Martino le acechan también las dudas sobre el juego del equipo, tildado de demasiado directo y largo por algunos sectores, debate que le convendría cerrar más pronto que tarde, preferiblemente ante un Rayo que se antoja menor rival que el siguiente en acudir al Camp Nou el martes: la Real Sociedad.

"Ante el Barsa hay mucho que ganar y poco que perder. Jugamos en casa y tenemos que salir convencidos de que cualquier cosa puede pasar. Es la única manera", opinó el jueves el ex azulgrana Roberto Trashorras, hoy del Rayo.

El apretado calendario en temporada mundialista obliga a jugar también competición doméstica entre semana, con lo que pueden empezar a clarificarse algunos roles por espacio de siete días.

El Madrid jugará el domingo de local antes de viajar a Elche y luego recibir, en choque de alto voltaje, al Atlético de Madrid, el sábado siguiente.

Como Messi, el madridista Cristiano Ronaldo también anotó tres dianas en Champions en la goleada por 6-1 sobre el Galatasaray. La victoria "merengue" fue amplia, pero tampoco del todo convincente al tener que intervenir en numerosas ocasiones el arquero Diego López, sustituto del aparentemente maldito Iker Casillas, lesionado en los primeros minutos de juego. La buena noticia para el técnico Carlo Ancelotti radica en la recuperación del central Raphael Varane y el lateral Fabio Coentrao.

La Real Sociedad, rival del Málaga al inicio del sábado, perdió 2-0 en su estreno europeo contra el Shakhtar Donetsk y también se quedó sin el mediocampista Esteban Granero por el resto de temporada, mientras que el Atlético que dirige el argentino Diego Simeone sigue a toda velocidad también en la competición continental, autoritario vencedor sobre el Zénit St. Petersburgo por 3-1 y con altas aspiraciones en su visita al Valladolid al cierre de la jornada, aunque sin el lastimado Adrián López.

"Tenemos tres partidos en seis días, pero solo hay que pensar ahora en el primero y jugar bien contra la Real", subrayó el arquero argentino del Málaga, Wilfredo Caballero, recientemente renovado hasta 2017, declarándose "ilusionado" con el proyecto andaluz y la posibilidad de ser llamado a la selección albiceleste.

La parrilla sabatina se completa con el partido Almería-Levante y el domingo abre con duelo andaluz en el Betis-Granada.

Como el Betis, Valencia y Sevilla, quienes se cruzan en el último choque dominical, habrán disputado la Liga Europa el jueves, y a los valencianistas es a quienes más les urge una victoria tras tres derrotas consecutivas en el campeonato.

La fecha inicia el viernes con la visita del recién ascendido Elche, pendiente aún de estrenar su casillero de triunfos, al colista Osasuna, mientras que el Athletic de Bilbao, quinto clasificado, tendrá ocasión de seguir pujando por un lugar en la élite cuando cierre la programación el lunes contra el Espanyol del mexicano Javier Aguirre, sexto, invicto y local.