Los premios gigantescos ya son rutina en las loterías de Estados Unidos. Y no hablamos de milloncitos de dólares sueltos, sino de cientos de millones. Que podrían ser más en el futuro.

El miércoles Powerball se sorteaba un premio de 400 millones de dólares que será el quinto más alto jamás ofrecido por esa lotería, aunque todavía lejos de los 590 millones que se sortearon este mismo año y que son el botín más suculento en la historia de ese sorteo.

Estas sumas son consecuencia de unos cambios en las reglas de la lotería dispuestos a comienzos del 2012 con el fin de generar premios más altos.

Mega Millions, la otra lotería grande del país, planea a su vez cambios similares.

Mega es la lotería que entregó el premio más alto de la historia en Estados Unidos --656 millones de dólares en marzo del año pasado-- y sus administradores dicen que esperan ofrecer con más frecuencia premios altos al reducir las posibilidades de ganar y aumentar al mismo tiempo las chances de ganar premios secundarios suculentos.

Esta lotería no subirá el precio de su ticket, que es de un dólar, pero ofrecerá más oportunidades de ganar premios secundarios mucho más grandes pagando un dólar extra. Los premios secundarios generarán entre 1 y 5 millones de dólares, comparado con los 250.000 dólares actuales.

Otras novedades serán aumentar de 12 a 15 millones de dólares el premio básico y permitir que el botín suba al menos 5 millones entre sorteo y sorteo si nadie se lleva el premio mayor.

Las sumas sorteadas, no una lotería en particular, son lo que atraen el interés de Trent Shenefield, un electricista de 45 años.

"Me voy por el premio mayor", declaró Shenefield el martes mientras compraba un ticket en una tienda de comestibles Quick Trip de un suburbio de Kansas City. "Todo el mundo quiere ganarse el premio grande".

El conductor de autobuses escolares de Iowa Bob Knowles, sin embargo, dice que los cambios en las reglas no modifican nada. Cuenta que compra tickets para las dos loterías regularmente y que se daría por satisfecho con ganar algún día, sin importar el monto.

"Los premios altos son interesantes. Pero mes las arreglaría con 10 milloncitos. O con 3", comentó luego de comprar tickets de Powerball en un almacén de Des Moines. "Juego a la Mega y a Powerball. El premio básico sería más que suficiente para mí", insistió.

Los nuevos cambios de Mega entrarán en vigor el 22 de octubre y obedecen a investigaciones de los hábitos del consumidor, según Paula Otto, directora ejecutiva de la Lotería de Virginia y ejecutiva de Mega Millions. Dijo que Mega decidió no subir el precio de sus tickets, pero admitió que la decisión de Powerball de subirlos de 1 a 2 dólares le había dado buenos resultados.

"Obviamente analizamos el hecho de que los cambios que hizo Powerball para aumentar los premios habían tenido un impacto favorable en los montos", expresó Otto. "Lograron su objetivo, que era ofrecer premios más altos con cierta regularidad".

___

La redactora de la Associated Press Heather Hollingsworth colaboró en este despacho desde Kansas City, Misuri.