Matt Harvey seguirá un programa de rehabilitación para dejar atrás una lesión de codo, en vez de someterse a una cirugía reconstructiva, con la esperanza de no perderse la temporada próxima con los Mets de Nueva York.

La cirugía de Tommy John es todavía una posibilidad para el lanzador. Harvey comenzará pronto un programa de lanzamientos durante un periodo de entre seis y ocho semanas. Si sigue sintiendo dolor u otras molestias que le impidan lanzar, la intervención quirúrgica sería inevitable, y Harvey se perderá toda la campaña de 2014.

La decisión se anunció el martes por la noche en el Citi Field, un día después de que Harvey consultó al doctor James Andrews, en busca de una segunda opinión sobre su codo derecho. El 26 de agosto, los médicos de los Mets diagnosticaron al lanzador de 24 años una ruptura parcial del ligamento colateral cubital.

Harvey dijo que Andrews examinó su codo y opinó que parecía "muy estable".

"En realidad nunca sentí dolor", dijo Harvey. "Por eso me pregunté, '¿cómo pasamos de esto a la cirugía?'"

En una conferencia de prensa, unos minutos antes de que los Mets enfrentaran a los Gigantes de San Francisco, el gerente general Sandy Alderson dijo que, si Harvey requiere la cirugía de Tommy John, el programa de rehabilitación no impedirá que el derecho regrese para la temporada de 2015.

Atónito por la noticia, Harvey dijo el mes pasado que haría todo lo posible por evitar la operación. Habló con otros lanzadores que sufrieron lesiones similares y no requirieron la intervención quirúrgica, incluido el derecho Roy Halladay, de Filadelfia.

Harvey se mostró tan alentado un día después de su diagnóstico que manifestó en Twitter su confianza en volver al montículo en abril. Pero los Mets sostuvieron que durante semanas sería imposible tomar una decisión, pues había que esperar a que cediera la inflamación del codo para que Harvey fuera examinado de nuevo.

Por lo pronto, ha quedado fuera por el resto de esta campaña.

En julio, Harvey abrió el Juego de Estrellas por la Liga Nacional, en el estadio de los Mets. En la campaña tuvo una foja de 9-5 y una efectividad de 2.27, en 178 innings y un tercio de labor, en los que recetó 191 ponches.