Políticos, abogados y académicos se congregaron el lunes en San Vicente y las Granadinas para promover un esfuerzo de más de una decena de países de la región con el fin de conseguir indemnizaciones de tres naciones europeas que se beneficiaron con la esclavitud.

El congreso de tres días es el primer paso importante desde que la Comunidad del Caribe (Caricom) anunció en julio que planeaba exigir compensación por la esclavitud y el genocidio de poblaciones nativas por parte de los gobiernos de Gran Bretaña, Francia y Holanda. Representantes de todos los estados miembros del Caricom asisten a la reunión.

El primer ministro de San Vicente, Ralph Gonsalves, que encabeza las gestiones para tratar de obligar a las ex metrópolis coloniales a pagar indemnizaciones, dijo que "es un asunto fundamental, definitorio para nuestra era".

"Las naciones europeas que se dedicaron a la conquista, el asentamiento, el genocidio y la esclavitud en nuestro Caribe deben proporcionar los recursos requeridos para reparar el legado contemporáneo de sus daños históricos", dijo Gonsalves, que asumirá la presidencia rotativa del Caricom en el 2014.

Gonsalves y otros funcionarios caribeños dijeron que determinar un estimado financiero de las indemnizaciones es clave para confrontar lo que ellos consideran es el persistente legado de la esclavitud en la región. Historiadores y economistas asesorarán en el proceso.

Aún no se ha mencionado un monto monetario, pero el premier de San Vicente dijo que las indemnizaciones deben "tener una relación estrecha con lo que fue extraído y explotado ilegalmente ... del Caribe por los colonialistas europeos, incluyendo la compensación pagada a los dueños de esclavos cuando se abolió la esclavitud".

En el momento en que se emancipó a los esclavos en 1834, Gran Bretaña le pagó 20 millones de libras a los dueños británicos de plantaciones en el Caribe, el equivalente a unos 200.000 millones de libras (315.000 millones de dólares) en la actualidad.

Los gobiernos del Caribe han contratado al bufete legal británico de Leigh Day, que ganó una batalla judicial por la compensación a un grupo de kenianos que fueron torturados por el gobierno colonial británico cuando peleaban por la independencia de su país durante la llamada rebelión Mau Mau de las décadas de 1950 y 1960.

Martyn Day, abogado de la firma, dijo que las naciones caribeñas están buscando negociar un acuerdo basado en "el impacto de la esclavitud en las sociedades del Caribe en la actualidad".

"Todos los países del Caricom están deseosos de encontrar una solución amigable con antiguas naciones esclavistas como Gran Bretaña, Francia y Holanda", dijo Day en el congreso. Pero, advirtió, si eso no ocurre, acudirán a la Corte Internacional de Justicia, el máximo organismo judicial de la ONU.

Gonsalves dijo que espera que todos los estados miembros del Caricom pidan a sus representantes que expresen un fuerte mensaje sobre el tema en sus discursos en la Asamblea General de la ONU la semana próxima.

___

David McFadden está en Twitter como: http://twitter.com/dmcfadd