Washington, 16 sep (EFEUSA).- El Gobierno dio hoy la bienvenida al informe divulgado por Naciones Unidas sobre el presunto uso de armas químicas en Siria, y reiteró que si falla la diplomacia, Estados Unidos "sigue listo para actuar" contra el régimen sirio.

El informe de la ONU "añade aún más pruebas a lo que ya hemos concluido: que el régimen sirio usó gas sarín a gran escala el pasado 21 de agosto en los suburbios de Damasco", dijo la asesora de Seguridad Nacional, Susan E. Rice, en un comunicado divulgado por la Casa Blanca.

Aunque la tarea del equipo de la ONU no era identificar al responsable de esos "atroces ataques", las pruebas técnicas incluidas en el informe "refuerzan nuestra evaluación de que estos ataques fueron perpetrados por el régimen sirio, porque solo ellos tenían la capacidad de llevar a cabo un ataque de esta manera", argumentó Rice.

El Gobierno ha responsabilizado al régimen del presidente sirio, Bachar al-Asad, del ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto y que, según Washington, dejó más de 1.400 muertos. El régimen sirio niega las acusaciones y responsabiliza en cambio a la oposición que busca derrocar a al-Asad.

Rice señaló que el diálogo del pasado fin de semana en Ginebra elaboró un marco que podría conllevar a la eliminación de las armas químicas sirias "de forma transparente, expedita y verificable, lo que pondría fin a la amenaza que representan estas armas para el pueblo sirio, la región y el mundo".

"Continuaremos trabajando urgentemente con Rusia, el Reino Unido, Francia, Naciones Unidas, la organización para la prohibición de las armas químicas (OPCW), y otros, a fin de asegurar que este proceso es verificable, y que habrá consecuencias si el régimen de Asad no cumple con el marco acordado. Y si la diplomacia fracasa, Estados Unidos sigue listo para actuar", puntualizó Rice.

El informe de la ONU se apoyó en una enorme cantidad de pruebas recolectadas sobre el terreno, incluyendo decenas de muestras biológicas y del suelo que dieron positivo a la presencia de gas sarín.

Al divulgar el informe, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que es responsabilidad de otros determinar quién usó armas químicas, aunque aseguró que el ataque es un "crimen de guerra" que "no puede quedar impune".

Añadió que el Consejo de Seguridad analiza precisamente cómo y cuándo depurar responsabilidades de ese ataque, mientras debate una propuesta de resolución sobre Siria. EFE