El centenario del natalicio del expresidente de Guatemala Jacobo Árbenz Guzmán, derrotado por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos en 1954, fue conmemorado hoy por familiares, intelectuales, activistas y cooperativistas.

Miembros de la Coordinación de ONG y Cooperativas (Congcoop) y de la Comisión para la Conmemoración del Centenario del Natalicio, integrada por intelectuales, acudieron este sábado a depositar un arreglo floral al mausoleo que guarda los restos de Árbenz en el cementerio general, de la capital.

Recordado como "El soldado del pueblo", Árbenz, quien nació el 14 de septiembre de 1913 en la ciudad occidental de Quetzaltenango, la segunda en importancia de Guatemala, gobernó el país centroamericano entre 1951 y 1954.

Además de la visita a la tumba, las actividades conmemorativas del centenario de su natalicio incluyeron a lo largo de la semana jornadas culturales y la entrega de un libro a sus familiares, todo organizado por la Universidad de San Carlos (Usac) y la Facultad Latinoamericana de Ciencia Sociales (Flacso), entre otros.

La Feria de la Independencia que se celebra en Quetzaltenango fue dedicada al natalicio del expresidente, y también se inauguró en su honor este sábado un mural del artista Mario Méndez.

Árbenz era un coronel del Ejército que participó en la gesta cívico-militar que culminó con el derrocamiento en 1944 del dictador Jorge Ubico y que se conoce como la "Revolución del 20 de Octubre" que llegó al poder en elecciones al pedagogo Juan José Arévalo.

El militar fue electo en 1950 de forma democrática para gobernar entre 1951-1954 y continuó con el programa revolucionario iniciado por Arévalo y en 1952 decretó la Ley de Reforma Agraria, lo cual propició su derrocamiento por tocar intereses estadounidenses.

Una operación encubierta de la CÍA desde Honduras y en el que participaron mercenarios encabezados por el coronel guatemalteco Carlos Castillo Armas, lo derrocó en 1954, y luego de ser humillado, fue expulsado del país y murió en México el 27 de enero de 1971.

El 20 de octubre de 2011, el entonces presidente Álvaro Colom, pidió perdón a la familia de Árbenz en nombre del Estado por los vejámenes que sufrió.

"Quiero pedir perdón a la familia de Árbenz por ese crimen cometido el 27 de junio de 1954", dijo Colom, en referencia al derrocamiento.

El activista humanitario Jorge Santos dijo a periodistas que los actos conmemorativos buscan recuperar el pensamiento visionario que tenía Árbenz con el fin de impulsar el desarrollo económico del país y mejorar el nivel de vida de los guatemaltecos. ACAN-EFE