Con dos strikes, el mexicano Adrián González siguió buscando algo que pudiera golpear. Y lo encontró en la décima entrada al batear un sencillo que dio el triunfo 3-2 a los Dodgers de Los Angeles ante los Gigantes de San Francisco.

Fue el segundo campanazo González en la temporada y el octavo de su carrera, ayudando a los Dodgers a ganar en extra innings por segunda vez en dos días.

"Lo tomé como cualquier otro turno al bate con corredores en posición de anotar", dijo. "No trato de irme a lo grande con cualquier lanzamiento".

Los Dodgers redujeron su número mágico a cinco para ganar su primer título de la División Oeste de la Liga Nacional desde 2009. Ganaron por séptima vez en ocho partidos contra los Gigantes, una racha que comenzó con una barrida de tres encuentros en casa del 24 al 26 de junio.

Carl Crawford abrió la décima con un sencillo contra Jeremy Affeldt (1-5).

El bateador emergente Nick Punto sacrificó Crawford a segunda antes de González bateara un sencillo al jardín central y los Dodgers ganaran con su octavo campanazo en la temporada.

"Carl es muy rápido", dijo González. "Sabía que llegaría hasta el final".

El ritual de celebración de los Dodgers esperó a González, quien en medio del festejo terminó con la camisa rasgada mientras los aficionados también celebraban.

"Esa es una de las razones por las que queremos la ventaja de local en los playoffs''', dijo.

Brian Wilson (2-1) obtuvo su segunda victoria con los Dodgers después de lanzar contra sus ex compañeros por primera vez después de pasar siete temporadas en San Francisco, donde formó parte de dos equipos campeones de la Serie Mundial.

En Pittsburgh, Jeff Locke aseguró que no necesitaba una inyección de confianza después una mala racha a finales del verano. Pero regresar a lo básico y un poco de ayuda de sus compañeros lo ayudaron de todas formas.

Recordando la sorpresa que dio en el Juego de las Estrellas en julio, Locke permitió tres imparables en siete entradas para ganar su primera victoria en casi dos meses, mientras los Piratas de Pittsburgh derrotaron 3-1 a los Cachorros de Chicago para empatar en el primer lugar en la División Central de la Liga Nacional.

"En realidad, nada ha cambiado conmigo mentalmente", dijo Locke. "Todavía trato de salir y ser agresivo. Esta noche fue un ejemplo de que todo funciona como a uno le gustaría".

Locke (10-5) ponchó a cinco y regaló una base por bolas para ayudar a los Piratas (que tienen foja 85-61) a ganar su cuarto partido consecutivo. Alcanzaron a los Cardenales de San Luis, que perdieron 5-3 ante Milwaukee.

Mark Melancon logró salir de un atolladero en la novena para lograr su 14vo salvamento.

Jordy Mercer bateó de 4-2 con un doblete productor de una anotación por Pittsburgh. Marlon Byrd y el dominicano Pedro Álvarez agregaron cada uno un sencillo productor de una carrera a favor de los Piratas, que difícilmente parecen conformarse con su primera temporada ganadora en 21 años.

Pittsburgh cruzó la marca de las 82 victorias el lunes en Texas, y siguió con dos triunfos más en ante los Rangers. Locke y una defensa estelar mantuvieron el ritmo contra de Chicago.

En otros partidos de la Liga Nacional, Atlanta le ganó 6-1 a Miami; Washington 7-2 a Nueva York (Mets); Filadelfia 10-5 a San Diego, y Milwaukee 5-3 a San Luis.

En la Americana, Oakland derrotó 8-2 a Minnesota; Nueva York (Yanquis) 6-5 a Baltimore; Los Angeles (Angelinos) 4-3 a Toronto; Tampa Bay 4-3 a Boston y Cleveland 14-3 a Chicago (Medias Blancas).