Ethan Coen, bebiendo un café en el centro de Nueva York tras un día de trabajo ajetreado, no está de ganas para recibir halagos.

No hay que atreverse a insinuar, por ejemplo, que podría estar creciendo como dramaturgo sólo porque después de hacer obras cortas de un acto ha presentado su primera obra con dos.

"Eso puede herir a algunas personas — No creo que esté creciendo", dijo medio en serio y medio en broma Coen, quien es también la mitad de la exitosa pareja de hermanos cineastas directores de "No Country for Old Men". "Eso suena terrible".

Rápidamente queda claro que una charla con Ethan se inclinará hacia lo surreal, como muchas de sus películas. Él es introvertido con una cierta inclinación al humor negro, y con frases precisas en el momento justo. También puede llegar a molestarte a propósito.

David Cromer, quien dirige la nueva obra de Coen, "Women or Nothing", y quien es un gran admirador de las cintas de los Coen como "Fargo", "Miller's Crossing" y "The Big Lebowski", dijo que conocer a su ídolo no fue una desilusión.

"Es como uno se lo imagina, un escritor furioso, fascinante, gracioso, desastroso", dijo Cromer. "Alguien que maneja las palabras de una forma muy, muy hermosa".

Coen, quien cumple 56 años este mes, ha escrito obras por más de una década pero nunca logró una de gran amplitud hasta ahora. "Es entretenida, es ligera", dijo. "Soy un dramaturgo entusiasta. Soy un dramaturgo caballeroso".

Sus tres obras anteriores han sido de un acto y en su mayoría colecciones de fragmentos cortos, negros y en los que explora problemas en el trabajo, el miedo, la muerte, relaciones románticas complicadas o pérdidas irremediables.

Estos fragmentos han quedado reunidos en "Almost an Evening", "Offices" y "Happy Hour", presentadas por la respetada Compañía Atlantic Theater, que también produce la nueva. Coen contribuyó igualmente con una obra corta para la producción de Broadway "Relatively Speaking" en 2011. ("My trip uptown", como la llamó él).

Por qué comenzó a escribir obras de teatro es un misterio, incluso para él. "No sé por qué, Creo que es como hacer películas. Ves una película y dice 'OK, puedo intentar hacer una de esas. Quizá podría hacerlo''', dijo. "Es el mismo impulso de 'sería divertido'''.

Coen equilibra el trabajo en "Women or Nothing", que se estrena este mes, con los últimos toques para la próxima película que hará con su hermano Joel, "Inside Llewyn Davis", la historia de un cantautor de música folk en Nueva York en la década de 1960.

Pero uno de los proyectos en los que no se ha involucrado es la versión para televisión de "Fargo", que está siendo producida por FX. Los Coen están asociados con la serie, pero no se han metido mucho en ella.

Ninguno de los personajes de la película será llevado a la serie, lo que le parece una buena idea a Coen, pues algunos terminaron descuartizados. "¿Qué podíamos hacer?", preguntó. "Algunos de ellos fueron desmembrados radicalmente".

Su más reciente obra, con cuatro actores, comenzó a formarse en su mente el año pasado y se convirtió en una pieza extensa. Es la historia de una pareja lesbiana desesperada por tener un hijo, que debe atraer a un posible padre y calmar a una madre entrometida. ¿Está explorando lo complicada que puede ser la vida?

"¿Explora eso? No lo sé. Parece que alguien que está creciendo exploraría algo así. Lo explora por su potencial cómico", dijo y agregó para enfatizar: "definitivamente no estoy creciendo".

También resultó ser algo que incomoda ligeramente a Coen, un éxito. El dramaturgo ha escuchado al público en los intermedios y la gente parece estar disfrutándola, algo raro para sus obras.

"Es una comedia rara o un miserable éxito de taquilla, depende de cómo lo veas", dijo. "Aunque no podemos decir que sea un miserable éxito en taquilla hasta que venda todos los boletos y demuestre que se presenta ante un teatro lleno".

Cromer dijo que la obra es engañosa — obedece las reglas de una comedia ligera hasta que de pronto deja de hacerlo. Le parece que la obra es "la conversación más interesante que haya leído y el tipo de amor más interesante que haya leído. Es algo muy original en la forma de algo convencional".

Coen, quien claramente no está creciendo, podría tener un éxito muy cerca. La obra fue ampliada y una mujer se le acercó y le preguntó si se podrían obtener los derechos para presentarla en Brasil.

Coen se hizo el interesante: "Dije, 'Hasta donde sé yo sí, pero déjame investigar''', recordó Coen. "Es un poco peligroso si se hace en otra parte en una versión en la que no tengo idea de lo que están haciendo. Es divertido al nivel de experimento loco, pues es eso".

___

Mark Kennedy está en Twitter como http://twitter.com/KennedyTwits