Cuba se llenó hoy de miles de cintas amarillas para exigir la libertad de cuatro agentes cubanos presos por espionaje en EE.UU., donde los lazos de ese color representan a quienes están lejos y son esperados por sus seres queridos.

Las autoridades cubanas convocaron para hoy, cuando se cumplen 15 años de la detención de los agentes, una campaña para exigir su excarcelación con diversos actos, todos teñidos de amarillo.

Hoy se vieron cintas amarillas colgadas en edificios, vehículos, postes o árboles y muchas personas usaron ropa o accesorios de ese color.

La idea de apelar al interés de los estadounidenses por el caso con un símbolo muy ligado a su historia desde la Guerra Civil fue de René González, uno de los cinco agentes condenados en 2001 y el único que ya está en libertad en Cuba.

González, de 57 años, encabezó hoy una marcha de cientos de personas que partió de la sede de la Unión de Escritores y Artistas y recorrió el céntrico barrio del Vedado hasta llegar a la Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA).

Los manifestantes, que portaban globos y lazos dorados, entonaron cantos patrióticos y dieron vivas a la "libertad" y a Cuba.

Entre los participantes de la marcha, en su mayoría intelectuales y artistas, se vio además a un grupo de niños vestidos con trajes de divinidades de las religiones afrocubanas como Oshún, que en la isla se identifica con la Virgen de la Caridad del Cobre y con el color amarillo.

La caminata concluyó con un gesto simbólico de González y sus familiares, al colocar cintas amarillas en las astas de cinco banderas cubanas que se encuentran en el llamado "Monte de las Banderas de la Tribuna Antiimperialista José Martí", una explanada situada frente a la SINA.

"El simbolismo de las cintas amarillas tiene un impacto fuerte en la psiques del norteamericano. Es un mensaje (...) de amor, que apela a los sentimientos", dijo a los periodistas González, quien en 2011 salió de prisión tras haber cumplido 13 de los 15 años de su condena y quedó en libertad supervisada en Florida (EE.UU.)

El exagente subrayó que la sociedad norteamericana trata de "deshumanizar a la víctima" extranjera, sea siria o vietnamita, y por ello esta campaña de "cintas amarillas" busca transmitir el mensaje de que los cuatro agentes aun presos también son "humanos".

"Para mi esto significa un punto de partida para seguir luchando hasta que regresen", añadió González, quien pudo quedarse en La Habana con su familia en mayo pasado a cambio de renunciar a su ciudadanía estadounidense.

Vistos como "héroes" y conocidos como "los cinco" en Cuba, René González, Gerardo Hernández, Ramón Labaniño, Fernando González y Antonio Guerrero fueron detenidos en 1998 y condenados en 2001 a penas desde 15 años de cárcel hasta doble cadena perpetua.

Los cinco admitieron que eran agentes del Gobierno cubano "no declarados" ante Washington, pero dijeron espiar a "grupos terroristas de exiliados" que conspiraban contra el entonces mandatario Fidel Castro, y no al Gobierno estadounidense.

En los últimos años su proceso se convirtió en uno de los principales escollos del histórico diferendo ente Washington y La Habana.

"Están presos injustamente, y el pueblo de Cuba todo está volcado en esto", afirmó hoy a Efe Cristobalina Jorrín, una habanera de 52 años que salió a la calle vestida de amarillo por la causa.

Los lazos aparecieron hoy hasta en iconos de la ciudad como el faro del Morro, a la entrada de la bahía, o en la escultura del Alma Mater de la Universidad de La Habana, donde al amanecer los estudiantes agitaron carteles de la campaña con leyendas como "Obama, give me five" (Obama, dame cinco).

Además hoy fue inaugurado en el Hotel Nacional de La Habana un "Encuentro Internacional por la libertad de los 5" con la presencia del canciller cubano, Bruno Rodríguez, y de activistas cubanos y extranjeros, como la pacifista estadounidense Cindy Sheehan.

Los medios cubanos publicaron un mensaje de los agentes dirigido "a la conciencia del mundo y al pueblo" de EE.UU. en el que denuncian que el Gobierno de ese país y su sistema de justicia "han hecho oídos sordos" a reclamos sobre el caso de los organismos de la ONU, Amnistía Internacional, premios Nobel, parlamentarios y representantes jurídicos y religiosos.

Para el cierre de la jornada este jueves está previsto un concierto multitudinario en la Tribuna Antimperialsita con populares intérpretes como Silvio Rodríguez y Liuba María Hevia, junto a orquestas de música popular como Los Van Van .

Será el segundo espectáculo que artistas cubanos organizan por "los cinco", pues este miércoles el teatro Karl Marx de La Habana presentó una gala a la que asistió el presidente cubano, Raúl Castro, junto a la plana mayor del Gobierno y del gobernante Partido Comunista.

Fuera de Cuba, hoy trascendió que medio centenar de personas se concentraron frente a la embajada estadounidense en Bruselas para pedir la libertad de los agentes, y también se esperan actos de activistas en Washington.