El veterano campocorto Derek Jeter de los Yanquis de Nueva York no pudo recuperarse de la recaída que sufrió en el tobillo izquierdo y dijo adiós a la competición de la temporada regular del 2013 al ser colocado de nuevo en la lista de lesionados.

La confirmación de la baja definitiva de Jeter, de 39 años, la hizo el gerente general de los Yanquis, Brian Cashman, que no quiso hablar sobre el futuro del veterano pelotero.

Al preguntársele si Jeter podría haber llegado al fin de su carrera, Cashman respondió, "no, no lo creo. Realmente no creo eso. No he pensado que he visto su último juego; ni una sola vez se me ha pasado por la mente".

Jeter solo ha participado en 17 partidos esta temporada debido a varias lesiones que le impidieron jugar toda la primera mitad de la temporada y tuvo que ser enviado a la lista de lesiones después de su primer partido por el esguince que sufrió en el tobillo izquierdo del que no se ha podido recuperar.

El jugador fue sacado de juego el pasado sábado por molestias en el tobillo, el que se volvió a lastimar en la primavera tras la cirugía a que fue sometido para corregirle la fractura que sufrió durante la serie divisional que los Yanquis disputaron el año pasado contra los Tigres de Detroit.

Aunque la tomografía que le hicieron de la parte lesionada resultó negativa Cashman explicó hoy que el capitán del equipo no volvería a jugar por lo que resta de temporada como medida de precaución de cara al futuro.

Jeter también reconoció que no había tenido la mejor temporada y que lo mejor era recuperarse por completo.

"Toda esta temporada ha sido una pesadilla para mí físicamente", admitió Jeter antes que conociese la última decisión del equipo de ponerlo en la lista de lesionados.

Su baja llega en un momento en que los Yanquis se encuentran metidos de lleno en la disputa por un boleto de comodín a la fase final de la Liga Americana.

"Es muy decepcionante no ser capaz de jugar, especialmente en este momento del año", reconoció Jeter. "Es en el que más quiero jugar por todo lo que significa para el equipo".

Desde que Jeter se fracturó el tobillo izquierdo, octubre del 2012, se perdió los primeros 91 juegos de este año.

Desde entonces el pelotero con participación en 13 Juegos de Estrellas, quien batea para promedio de .190 con un cuadrangular y siete carreras producidas, ha pasado tiempo en la lista de inhabilitados con un tirón de cuádriceps derecho y la lesión de la pantorrilla.

Jeter se encuentra con el equipo en su gira como visitantes en Baltimore, pero no ha hablado con la prensa desde que salió de juego el pasado sábado. Se fue del camerino luego de la victoria del martes en la noche, acompañado por el lanzador CC Sabathia, sin dirigirse a la prensa.

El veterano toletero es líder de imparables de los Yanquis con 3.316 hits y también ocupa el primer lugar en juegos disputados y bases robadas.

La pasada noche, el equipo de Nueva York de la Liga Americana anunció que habían adquirido al jugador de cuadro Brendan Ryan de los Marineros de Seattle por un pelotero a ser nombrado más tarde.

Ryan, de 31 años, es un jugador con buena defensiva pero bate flojo, bateó apenas .192 en 87 juegos con los Marineros esta temporada, con tres cuadrangulares y 21 remolcadas.

Pero el verdadero valor de Ryan reside en su guante; su juego en el campocorto fue recientemente reseñado en una historia en el portal Grantland.com para demostrar las fallas en la defensiva de Jeter.

Ryan también tiene experiencia jugando en la intermedia, antesala, jardín izquierdo y jardín derecho, pero ha jugado la gran mayoría de sus partidos en el campocorto.

Se espera que reemplace a Eduardo Núñez, un jugador del cuadro con defensiva inestable que ha ocupado el puesto de torpedero regular de los Yanquis ante la ausencia de Jeter.

El error en el tiro de Núñez llevó a una cuarta entrada de cuatro carreras para los Orioles en la derrota sufrida ante los Yanquis por 7-5.

Los Yanquis no quisieron esperar más a conseguir a un jugador que pudiese hacer una buena labor defensiva en el puesto de Jeter, a la vez que le garantizaban al veterano toletero el tiempo suficiente para que pueda recuperarse por completo, sin ninguna presión.