Una huelga ciudadana en La Paz, encabezada por el alcalde, Luis Revilla, amenaza con paralizar este miércoles la sede del Gobierno boliviano para rechazar los resultados del Censo 2012, que a su juicio son incorrectos y provocarán una reducción en los fondos que otorga el Gobierno nacional a la región.

Revilla, del opositor Movimiento Sin Miedo (MSM), ratificó hoy su respaldo a la medida decidida por líderes regionales y vecinales, quienes han confirmado que las avenidas y las calles de la ciudad serán bloqueadas desde la madrugada del miércoles para asegurar la huelga.

Por contra, el Gobierno del presidente Evo Morales ha dicho que la huelga tiene fines políticos y no cívicos y ha convocado a la normalidad en las actividades con el argumento de que los resultados del censo no serán cambiados y porque un día de paro supone para La Paz pérdidas por valor de seis millones de dólares.

Los resultados en detalle del censo del 2012, revelados hace poco, dan como resultado una cifra de 764.617 habitantes en La Paz, lo que refleja una baja inesperada de casi 30.000 personas frente al cómputo hecho en 2001, cuando fueron registrados 793.293 habitantes.

La Paz, que tiene la tercera población después de Santa Cruz y El Alto, es la sede del Gobierno en Bolivia al albergar a los poderes Ejecutivo y Legislativo pero no es la capital nacional, título que detenta la ciudad sureña Sucre, donde está el Poder Judicial.

"Pareciera que entre 2001 y 2012, la ciudad de La Paz ha quedado estática y que, según el Instituto Nacional de Estadística, no hubo nacimientos. Las juntas vecinales, que conocen su territorio, han visto que este censo ha sido manipulado", afirmó el dirigente vecinal Arturo Quispe.

Para la Alcaldía, el Censo 2012, realizado en noviembre pasado, fue irregular y con varios errores que han provocado que La Paz sea la única capital de región en la que supuestamente se redujo la población.

Según el Ayuntamiento, la baja tendrá como consecuencia una merma de 22 millones de dólares anuales en los fondos que recibirá del Estado, mientras que la ministra boliviana de Planificación, Viviana Caro, replicó este martes que el único dato claro es una baja de 7 millones de dólares en 2014 y no se sabe cómo será en el futuro.

El Gobierno cree que la población disminuyó porque se redujo también la tasa de natalidad y mucha gente emigró a otros municipios rurales aledaños cansada de la inseguridad, las huelgas y los paros que normalmente afectan a La Paz por ser sede del Gobierno.

"Uno de los factores por los que se ha ido la gente es precisamente la proliferación de paros y huelgas", afirmó hoy el Gobernador de La Paz, el oficialista César Cocarico.

El gobernador desafió al alcalde Revilla a no usar este miércoles la maquinaria pesada del municipio para bloquear las calles o trasladar piedras para cortar las avenidas y calles.

Revilla garantizó que no se dispondrá de la maquinaria municipal, aunque las juntas vecinales han anunciado los cortes.

El jefe del MSM es el exalcalde paceño Juan del Granado, que hasta el 2010 fue aliado de izquierda del Gobierno de Morales.

Del Granado busca ser uno de los candidatos presidenciales en las elecciones generales de diciembre de 2014, para las que ya ha sido proclamado varias veces Morales, aunque él aún no oficializado su postulación.