El actor británico Daniel Radcliffe continúa su paulatina transformación para alejarse del personaje de Harry Potter que le lanzó al estrellato en "Kill Your Darlings", estrenada hoy en el Festival de Toronto.

El filme, el primero del director estadounidense John Krokidas, explora un hecho real, el asesinato en 1944 de David Kammerer por Lucien Carr, para dibujar una semblanza de la "Generación Beat", el influyente grupo de escritores estadounidenses de la década de los años cincuenta.

La película es una de las dos programadas hoy por la muestra canadiense en la sección de Galas, junto con la china "American Dreams in China", que ha sido calificada como la versión china de "Social Network".

En "Kill Your Darlings", Radcliffe interpreta al autor Allan Ginsberg en su trayectoria de la Universidad de Columbia, donde conoce a Lucien Carr (Dane DeHaan), y su maduración en Nueva York, donde conoce a otro de los autores claves de la Generación Beat, William S. Burroughs (Ben Foster), amigo de Kammerer.

Con la serie de películas de Harry Potter concluida, Radcliffe se está apresurando a dejar atrás su personaje de aprendiz de mago juvenil por el que se le conoce.

En el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), Radcliffe está representado por tres películas, "Kill Your Darlings", "The F Word" y "Horns".

"En cada película que tengo en TIFF este año, hay alguna forma de desnudo. Hay un desnudo en 'The F Word', hay una escena de homosexualidad en 'Kill Your Darlings' y hay una escena de sexo en 'Horns'", declaró Radcliffe en una rueda de prensa.

"Así que me van a empezar a llamar exhibicionista", dijo con humor el actor británico.

La segunda gala de la noche, "American Dreams in China", está dirigida por Peter Ho-sun Chan, uno de los realizadores más famosos de Hong Kong y tiene como director de fotografía al prestigioso Christopher Doyle, australiano.

El filme narra la vida de tres estudiantes universitarios que en 1985 intentan emigrar a Estados Unidos. Sólo uno de ellos lo consigue, aunque rápidamente comprueba que el sueño americano no es lo que se imaginaban.

En su sexta jornada el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), uno de los tres más importantes del mundo, ha empezado a recuperar un ritmo más humano.

Las grandes estrellas de Hollywood, que se apelotonan en la ciudad canadiense en los cuatro primeros días de la muestra, han empezado a abandonar Toronto y con ellos, los grandes equipos, las series encadenadas de entrevistas y las fiestas.

Hoy está previsto que se celebre una de las últimas grandes fiestas de TIFF, patrocinada por la compañía de vodka Grey Goose, con la presencia de Scarlett Johansson y Joseph Gordon-Levitt, los dos protagonista de "Don Jon".

La película, que se centra en la adicción a la pornografía en internet de un joven de Nueva Jersey, es el debut como director de Gordon-Levitt.

También hoy se estrenan en TIFF dos películas latinoamericanas, la mexicana "El alcalde" y la peruana "El mudo".

"El alcalde" es un documental de los directores Emiliano Altuna Fistolera, Carlos Federico Rossini y Diego Osorno sobre el alcalde Mauricio Fernández Garza, un millonario que regenta la localidad de San Pedro Garza García, considerada la más rica de toda Latinoamérica.

Por su parte, "El mudo" es un largometraje de ficción de los hermanos peruanos Diego y Daniel Vega.

Se trata de una comedia negra en la que Constantino Zegarra, interpretado por Fernando Bacilo, pierde de forma temporal la voz tras recibir un balazo en el cuello.

También hoy una serie TIFF sirvió para que más de 300 artistas e intelectuales, incluidos actores como Ben Affleck o Sarah Polley, directores como Atom Egoyan y autores como Michael Ondaatje, solicitaran la liberación del cineasta John Greyson y el doctor Taker Loubani, detenidos desde hace tres semanas en Egipto.