Con sufrimiento y abundantes altibajos, Argentina se las arregló para apoderarse de uno de los cuatro boletos en disputa para el Mundial de básquetbol de España 2014, donde no tendrá ningún otro acompañante de Sudamérica ante la inesperada eliminación de Brasil.

Argentina, que se jugó el pase ante Canadá en la última fecha de la segunda fase del premundial de las Américas, se impuso 81-75, apuntalado por el estelar Luis Scola con 28 puntos, siete rebotes recuperados y cuatro asistencias.

Los argentinos, que se han clasificado ininterrumpidamente al mundial desde el 1982, lograron su pase en medio de una transición y con un equipo mucho más débil que en oportunidades anteriores, particularmente al comparársele con la llamada "generación dorada", que ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y el bronce en los Juegos de Beijing 2008, con jugadores de la talla de Emanuel Ginóbili.

"Estoy muy contento de poder clasificar. Ahora viene el segundo paso que es luchar por el campeonato. Salir campeón es un objetivo en cualquier circunstancia y más con Argentina. No somos un equipo que tiene 50 títulos, salir campeón es importante", dijo Scola, el único sobreviviente de la anterior generación.

En las semifinales, que se disputan el martes, entre dominicanos y boricuas, y mexicanos-argentinos, los puertorriqueños prometen volver a poner toda su carne en asador con la intención de llevarse el oro a su país. El ganador disputará la final el miércoles.

El premundial ha tenido muchas sorpresas como la clasificación de México, que acudió a esta cita continental en calidad de invitado tras una suspensión impuesta por la Federación Internacional de Básquetbol (FIBA) a Panamá debido a los conflictos que agobian al baloncesto de ese país.

Los aztecas demostraron que tienen un futuro prometedor con su victoria el domingo 66-59 ante Puerto Rico, lo que le permitió terminar la segunda fase en la cima con una marca general de 5-2 y 12 puntos.

República Dominicana, que también el domingo aseguró su pasaje a España, fue su escolta con un registro semejante. De acuerdo con las reglas del torneo, si hay dos equipos en la clasificación con los mismos puntos, el resultado del juego entre ambos quintetos involucrados será utilizado para determinar la posición. En la primera fase, México venció 85-61 a los dominicanos.

La clasificación fue la segunda de la historia de los dominicanos, quienes junto a los mexicanos vienen a demostrar que en el básquetbol las distancias se acortan entre los equipos chicos y las potencias de esta disciplina en la región.

"El premundial ha sido muy parejo, ningún equipo era el papá de otro, lo vimos con Jamaica, que con juego muy técnico, aunque a veces ingenuo, sacó a Brasil del Mundial", comentó el técnico dominicano Orlando Antigua.

En primera ronda, Brasil, que ya había perdido su condición de favorito en las primeras de cambio del torneo, sucumbió 78-76 ante los jamaiquinos.

Los brasileños, que junto con Estados Unidos son los dos únicos países que han participado en todos los mundiales previos, en esta ocasión lucieron desequilibrados y carentes de profundidad en el ataque, amén de excesivamente dependientes de un puñado de jugadores como el armador Marcelinho Huertas, del Barcelona Regal de España, que tuvo un desempeño para el olvido.

A Brasil apenas le queda la posibilidad de asistir al mundial de España 2014 en caso de ser beneficiados con una invitación por parte de la FIBA. Jamaica fue eliminado con una marca de 1-6.

Puerto Rico en la segunda ronda pareció complicarse, pero su clasificación nunca estuvo en un verdadero riesgo gracias a su invicto de 4-0 en la primera fase. Los boricuas necesitaban de un sólo triunfo para clasificarse.

Los equipos clasificados arrastran a la segunda ronda las victorias, derrotas y los puntos a favor y en contra contabilizados ante los equipos que siguen en carrera. La victoria finalmente la conquistó el sábado al superar 86-85 a Venezuela, por lo que el domingo le dio descaso a sus tres pilares defensivos: Carlos Arroyo, José Juan Barea y Renaldo Balkman.

"Necesitábamos el descanso para luchar por llevarnos el oro a nuestro país", dijo a la AP Barea, base de los Timberwolves de Minnesota de la NBA.

"Puerto Rico merece todo lo mejor, ya cumplimos con el primer objetivo y ahora vamos a luchar, dejar el alma para ganar el oro", agregó.