El Tribunal General de la Unión Europea levantó el viernes las sanciones impuestas a varios negocios iraníes por sus supuestos vínculos con el polémico programa nuclear de Irán.

Simultáneamente, la directora de política exterior del bloque, Catherine Ashton, anunció una reunión en Teherán con el nuevo negociador iraní con la esperanza de salir de un estancamiento sobre lo que Occidente considera la búsqueda de Irán por fabricar bombas atómicas.

En un revés para los esfuerzos de Occidente por endurecer las sanciones contra Irán, el tribunal en Luxemburgo determinó que no había evidencia suficiente para justificar las sanciones impuestas por la unión de 28 naciones a ocho bancos y compañías iraníes.

El tribunal indicó que las sanciones seguirán vigentes al menos por dos meses ante la posibilidad de una apelación. También seguirán vigentes hasta un fallo definitivo si los gobiernos de la UE deciden apelar.

El fallo del viernes afecta a bancos privados y semigubernamentales, una empresa de seguros y compañías de ingeniería.

"Estamos plenamente conscientes, al igual que los Estados miembros, sobre las consecuencias que se derivan de dicho fallo", dijo Michael Mann, vocero de Ashton.

La UE es uno de los socios comerciales más importantes de Irán. Pero desde 2010, el bloque ha impuesto congelación de bienes y prohibición de viajes, que se suman a las sanciones de Naciones Unidas, que afectan a compañías y ciudadanos que se considera están vinculados con el programa nuclear. La UE después intensificó las sanciones en 2012 para incluir un embargo a la importación de petróleo.

Pese a las afirmaciones de Occidente, Teherán insiste en que su programa nuclear tiene exclusivamente propósitos civiles como la producción de energía y la investigación médica. Años de negociaciones entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, además de Alemania, por un lado, e Irán por el otro, apenas han avanzado.

El fallo tiene lugar en momentos en que el nuevo presidente iraní, Hasan Rouhani, confirmó el jueves que el canciller Javad Zarif, un diplomático educado en Occidente, encabezará las conversaciones sobre el programa nuclear con las potencias mundiales, lo que significa un cambio con respecto a los funcionarios de seguridad que negociaban antes.

Ashton dijo el viernes en una reunión en Vilnius, Lituania, que llamó a Zarif, con quien convino una reunión para más adelante este mes en un aparte durante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

Aunque se supone que el líder supremo iraní ayatolá Alí Jamenei tendrá la última palabra en la cuestión nuclear, Rouhani fue elegido con la promesa de lograr que se levanten las sanciones internacionales que deprimen la economía iraní.

______

Raf Casert en Vilnius, Lituania, contribuyó a este despacho.

___

Juergen Baetz está enTwitter como: http://www.twitter.com/jbaetz