La defensiva de los Cowboys no será la única novedad al inicio de la temporada de la NFL. La formación ofensiva de los Giants de Nueva York tendrá casi la misma cantidad de cambios en el partido del domingo por la noche en Dallas.

Los Giants, que en el pasado solían apostar a la estabilidad, saldrán contra la nueva formación 4-3 de los Cowboys con dos rostros nuevos en la línea protectora y un tercer jugador, Kevin Boothe, pasando del ala izquierda al medio.

Esa no fue la manera como Tom Coughlin planeó las cosas para la temporada, pero las lesiones sufridas durante la pretemporada del center David Baas y al tackle derecho David Diehl forzaron los cambios que tienen ahora como tackle derecho a Justin Pugh (primera selección del draft) y como guard izquierdo a James Brewer.

"Así es la NFL", dijo Boothe. "Pienso que es raro encontrar una línea ofensiva que permanezca muchos años, como tuvimos en años pasados. James ha estado aquí mucho tiempo y Justin está más que calificado por su estatus. Obviamente, todos aquí tienen un gran concepto de él", agregó.

Al enfrentar a Dallas, no va a ser fácil, especialmente considerando que la línea defensiva de los Cowboys cuenta con los ends DeMarcus Ware y Anthony Spencer, quien no ha practicado esta semana debido a una lesión de rodilla.

El coordinador ofensivo Kevin Gilbride no está seguro si los cambios lo obligarán a moderar el plan de juego.

"A uno le gustaría decir que no va a influenciarlo para nada", dijo Gilbride el jueves. "Pero no sé qué tan realista sea eso. Uno tiene que tener en cuenta los enfrentamientos y tomar algunas decisiones donde se tienen que realizar".