Una tras otras, las pelotas volaron sobre la cerca del Fenway Park, para que los Medias Rojas de Boston igualaran una marca del equipo con ocho cuadrangulares.

Y el dominicano David Ortiz marcó la pauta.

El toletero jonroneó dos veces y también pegó un doble el miércoles para su 2.000mo imparable como profesional, e impulsar a los Medias Rojas a un arrollador triunfo de 20-4 sobre los Tigres de Detroit.

"Nunca había visto tantas caras felices en el dugout al mismo tiempo", dijo Ortiz, quien fue uno de los siete bateadores de los Medias Rojas en pegar de jonrón durante el encuentro. "Fue como encender un cohete... vi a todos felices. Es como si los fuegos artificiales no pararan".

Boston se despegó cuando anotó ocho carreras en el sexto episodio, en el que Will Middlebrooks pegó un grand slam, Ortiz conectó un doble productor de carrera y Daniel Nava sumó un bambinazo de dos carreras.

Ortiz jonroneó de nuevo en la séptima entrada, en la que los Medias Rojas anotaron otras cinco carreras, para sumar su 427mo vuelacercas, superar a Billy Williams y ocupar el sitio 47 en la lista de cuadrangulares de todos los tiempos.

"Mis felicitaciones a David. Es un enorme logro", dijo el mánager de los Tigres Jim Leyland. "Estoy seguro de que la afición de los Medias Rojas está orgullosa de él y que él está orgulloso de sí mismo. Ha tenido una carrera fantástica y es muy popular aquí. Es un tipo cálido en verdad. Estoy feliz por él. Lo hizo contra el equipo equivocado, pero está bien".

Boston, líder de la división Este de la Liga Americana, ha ganado nueve de 11, y dos de tres a los Tigres, líderes de la Central, para mantenerse con la mejor foja de la liga. Luego de marcadores de 3-0 y 2-1 en los primeros dos partidos de la serie, los Medias Rojas dieron rienda suelta y sumaron ocho jonrones, para igualar la marca del equipo, y 20 carreras, su mayor productividad en la campaña.

Jacoby Ellsbury, Stephen Drew, Mike Napoli y Ryan Lavarnway también pegaron de jonrón, y los Medias Rojas convirtieron un juego que iba empatado 4-4 después de cuatro innings en una paliza.

"Fue una ofensiva inusual y sobresaliente la de esta noche", dijo el mánager de Boston John Farrell, quien hizo que Shane Victorino se robara la intermedia en la quinta entrada para tratar de ponerlo en posición de conseguir la carrera del desempate. "En esos momentos estás pensando en generar una carrera de la manera que puedas. No nos imaginábamos que resultaría de la manera como ocurrió... no teníamos idea de lo que estaba a punto de pasar poco después".

Ryan Dempster (8-9) permitió cuatro carreras y seis imparables, y regaló dos pasaportes en seis innings, además de ponchar a siete para ganar su segunda apertura consecutiva desde que fue suspendido por cinco partidos por golpear intencionalmente al toletero de los Yanquis de Nueva York Alex Rodríguez.

Los Medias Rojas abrirán el jueves una serie de cuatro partidos contra los Yanquis en Nueva York.

Rick Porcello (11-8) admitió nueve carreras — ocho limpias — y siete hits, y regaló cuatro bases por bolas en poco más de cinco entradas. Concedió tres jonrones, Al Alburquerque permitió dos, Jeremy Bonderman otros dos y Evan Reed uno.

"Eso estuvo bastante feo", dijo Leyland. "Obviamente no hicimos un buen trabajo para mantener la pelota dentro del parque. El Monstruo Verde es una cosa, pero normalmente no los ves buscando el jardín derecho de esa forma. Estaban pegando como si fueran pelotas de ping pong".

Ortiz pegó un cuadrangular en la cuarta entrada para empatar la pizarra a 4, luego añadió un doble productor de carrera en la sexta para su imparable número 2.000. Levantó su casco cuando estaba en segunda base mientras la multitud vitoreaba y el umpire de home Jeff Kellogg ayudaba a los Medias Rojas a recuperar la pelota.

Ortiz jonroneó en su siguiente turno, provocando otra ovación de pie del Fenway Park. El público se quedó de pie hasta que el dominicano salió del dugout para agradecer los aplausos.

Prince Fielder jonroneó para los Tigres, quienes jugaron sin el venezolano Miguel Cabrera por tercera vez en cuatro partidos debido a una distensión en el abdomen. Cabrera, ganador de la Triple Corona del béisbol la temporada pasada, es líder en Grandes Ligas con promedio de bateo de .355 y 130 remolques, y acumula 43 jonrones, a cuatro del líder Chris Davis, de Baltimore.

El torpedero cubano José Iglesias, quien fue transferido de Boston a Detroit en la fecha límite, salió en la quinta entrada con dolor en las espinillas.

En otros encuentros de la Liga Americana, Houston venció 6-5 a Minnesota; Oakland 11-4 a Texas; Cleveland 6-4 a Baltimore; Yanquis de Nueva York 6-5 a Medias Blancas de Chicago; Seattle 6-4 a Kansas City; y Tampa Bay 3-1 a los Angelinos de Los Angeles.

En la Nacional, los Mets de Nueva York derrotaron 5-2 a Atlanta; Cachorros de Chicago 9-7 a Miami; San Francisco 13-5 a San Diego; Washington 3-2 a Filadelfia; San Luis 5-4 a Cincinnati en 16 innings; Milwaukee 9-3 a Pittsburgh; y Colorado 7-5 a Dodgers de Los Angeles.

En partido interligas; Arizona superó 4-3 a Toronto en 10 innings.