El duelo contra Austria representa para la Alemania la posibilidad poner ya pie y medio en el Mundial de Brasil con una victoria puesto que en el siguiente partido, contra Islas Feroe, cualquier cosa distinta a un triunfo claro sería una sorpresa.

Los alemanes llegan al partido con las bajas de Bastian Schweinsteiger, Lukas Podolski y Mario Götze.

Götze -dos semanas inactivo por lesión de tobillo- y Podolski, tres meses, no han sido titulares habituales últimamente por lo que su ausencia no implica modificaciones en el once inicial.

Schweisteiger, en cambio, suele ser el eje en el medio campo alemán y su baja pesa bastante.

El seleccionador Joachim, al ser interrogado sobre cómo compensar la ausencia de Schweinsteiger, dijo que Sami Khedira, habitualmente el otro medio centro, tendrá que asumir el papel de líder.

"Sami con su personalidad tendrá que asumir el liderazgo, tenemos que ver quien juega a su lado. Lo más obvio sería que jugase uno de los dos Bender (Lars o Sven) o Toni Kroos", dijo Löw.

Lars Bender, sin embargo, es duda por molestias musculares. En principio, para el tipo de fútbol que quiere jugar Löw, Kroos puede ser el principal candidato.

La gran preocupación alemana últimamente suele ser la parte defensiva. Los tres goles encajados en último amistoso contra Paraguay dejaron huella y un periodista llegó a preguntarle a Löw que cuántos goles pensaba recibir mañana contra Austria.

"Lo que pienso es que tenemos que marcar al menos un gol más que Austria", dijo Löw reafirmando su apuesta por el juego ofensivo.

"En cuanto a la defensa, es claro que todo el equipo tiene que mejorar el trabajo de recuperación de pelota. Pero si alguien espera que nos echemos atrás y juguemos al contragolpe, eso es algo que no va a ocurrir mientras yo sea seleccionador", agregó.

La idea de Löw es defender de forma ofensiva, es decir presionar al contrario en su propia mitad, y ser dominante en el campo.

Austria acude a esta nueva edición del clásico contra Alemania con el amargo recuerdo de haber perdido "in extremis" el primer encuentro jugado en Viena hace un año, cuando estuvieron a punto de lograr un empate contra poderoso vecino germano.

En 38 encuentros oficiales entre Alemania y Austria, los alpinos han ganado solo ocho veces y empatado seis, mientras que han perdido en 24 ocasiones, la última vez fuera de casa por un humillante 6-2.

"Contra Alemania se necesita todo. Debemos estar bien en la defensa y debemos concentrarnos al máximo desde el primero al último minuto", señaló el seleccionar austríaco, Marcel Koller, en declaraciones a la televisión pública ORF.

En todo caso, el técnico suizo advirtió de que si Austria quiere tener éxito "deberá arriesgarse", aunque no dio detalles sobre el planteamiento táctico de su equipo para el choque de mañana en la Allianz Arena de Múnich.

Los austríacos, que en el último encuentro del grupo C jugado en junio sorprendieron con una victoria en casa contra Suecia, llegan a Alemania en la segunda posición de la taba, empatados a once puntos con Suecia e Irlanda, detrás de los 16 puntos de Alemania.

Los austríacos cuentan con tres o cuatro dudas por lesiones, entre ellas el centrocampista Zlatko Junuzovic, del Werden Bremen, reconoció Koller ante la prensa austríaca.

La principal baza de Austria será una vez más el joven defensa David Alaba, de 21 años, titular en el Bayern Múnich, quien se enfrentará en su propio estadio a cinco de sus compañeros de club.

"Será muy especial, no sólo para mí. Jugar en un estadio así contra un equipo así, es algo especial. Vamos a dar todo", adelantó Alaba, quien en la selección no juega de defensa sino de centrocampista.

Alineaciones probables:

Alemania: Neuer; Lahm, Boateng, Hummels, Schmelzer; Khedira, Kroos; Müller, Özil, Reus; y Klose.

Austria: Almer - Garics, Dragovic, Pogatetz, Fuchs - Kavlak, Alaba, Weimann, Junizovic - Arnautovic, Harnik.

Árbitro: Mazic (Serbia)

Estadio: Allianz Arena de Múnich.

Hora de inicio: 18:45 GMT.