Para los aficionados al fútbol americano, la espera entre una temporada de la NFL y otra suele parecer larga y tormentosa. En esta ocasión, los propios dirigentes de la liga y más de un jugador están ansiosos de que comience la acción en la cancha, para dejar atrás siete meses de escándalos.

Los Broncos de Denver tendrán una oportunidad inmediata de buscar revancha ante los Ravens de Baltimore, que los eliminaron en los playoffs de la campaña anterior para luego avanzar hasta la coronación en el Super Bowl.

Ese duelo pondrá en marcha la campaña el jueves por la noche en Denver. Joe Flacco, ahora miembro de una elite de quarterbacks tras ganar el título con los Ravens, se mide con Peyton Manning.

Antes de este partido, la NFL vivió uno de sus recesos más complicados en años recientes. Arrestos, lesiones y un acuerdo extrajudicial por 765 millones de dólares por las demandas de ex jugadores que sufrieron conmociones cerebrales fueron las noticias que acapararon los titulares.

Dos ejecutivos de los Broncos, Tom Heckert y Matt Russell, pasaron tiempo en la cárcel por manejar bajo la influencia del alcohol. Russell, director de personal deportivo en Denver, chocó con una patrulla y fue suspendido indefinidamente por el equipo. Heckert jefe de personal deportivo profesional, debió cumplir un castigo de un mes.

Andre Smith, tackle defensivo de Cincinnati; Alfonzo Dennard, cornerback de Nueva Inglaterra; Jay Ratliff, tackle defensivo de Dallas; Daryl Washington, linebacker de Arizona, y Quentin Groves, linebacker de Cleveland, son sólo algunos de los jugadores que arrestados este año.

El peor escándalo correspondió al ex tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra, Aaron Hernández, quien el 26 de junio fue arrestado en su casa y enfrenta un juicio, acusado de homicidio en primer grado.

A continuación algunos de los principales aspectos a considerar para la próxima campaña:

— LOS AGENTES LIBRES

Como cada año desde 1993, para los equipos de la NFL es imposible retener a todas sus estrellas porque tienen un tope salarial. Así, la "revolución" anual de la agencia libre deparó estos movimientos (entre muchísimos otros): el safety Ed Reed pasó de los campeones Ravens a Houston; el quarterback Alex Smith dejó a los 49ers para irse a Kansas City; el corredor Reggie Bush salió de Miami para reforzar a Detroit, y Steven Jackson abandonó a San Luis para ser la nueva estrella del backfield de Atlanta. Asimismo, los receptores Greg Jennings (Green Bay), Mike Wallace (Pittsburgh) y Wes Welker (Nueva Inglaterra) ahora son titulares en Minnesota, Miami y Denver, respectivamente.

Además, el cornerback Darrelle Revis pasó de los Jets a Tampa Bay y si está recuperado totalmente de una lesión en los ligamentos de la rodilla, enfrentará a su ex equipo el mismo primer fin de semana.

— LOS NUEVOS ENTRENADORES

Ocho equipos estrenan entrenador en 2013. En Arizona, Bruce Arians tratará de replicar la mágica campaña que tuvo el año pasado en Indianápolis, cuando suplió como interino al coach Chuck Pagano y ayudó a los Colts a obtener un boleto a los playoffs.

En Jacksonville, Gus Bradley llevará motivación y agresividad a los jóvenes Jaguars, mientras que Rob Chudzinski (con la ayuda de Norv Turner) tratará de cambiar la ofensiva de los Browns de Cleveland.

Chip Kelly dejó las filas universitarias y trae a la NFL la dinámica y explosiva ofensiva de Oregón. Será interesante ver los resultados con Filadelfia.

En San Diego, Mike McCoy tratará de revivir el otrora poderoso ataque de los Chargers; el veterano Andy Reid toma un roster lleno de talento en Kansas City que el año pasado terminó con el peor récord de la NFL, en tanto que Mark Trestman apostará a la disciplina y a una nueva ofensiva para tratar de que los Bears de Chicago sean protagonistas nuevamente.

Y en Buffalo, Doug Marrone llega proveniente de la Universidad de Syracuse con un agresivo ataque que se adecua perfectamente a los estándares de la NFL.

— LA FORMACIÓN "PISTOL" ES LA OPCIÓN

Washington, Seattle y San Francisco sorprendieron a la NFL en 2012 con una "nueva" formación: la "Pistol", parecida a la convencional Shotgun. La diferencia es que en la "Pistol" el quarterback está a cuatro (y no siete) yardas de distancia del centro y tiene un corredor detrás.

Con una ofensiva de opción y la ayuda respectiva de los dinámicos Robert Griffin III, Russell Wilson y Colin Kaepernick, Redskins, Seahawks y 49ers avanzaron a los playoffs.

En 2013 algunos otros equipos agregaron la "Pistol" a sus libros de jugadas. Oakland, Kansas City, Buffalo, Filadelfia y hasta los Broncos con Manning podrían usar la "Pistol" en esta temporada.

— LA LIGA DEL QUARTERBACK

La NFL se ha transformado en la liga del quarterback. El juego aéreo es el modus operandi de la mayoría de los equipos, y hay una nueva generación de pasadores que quiere entrar al Olimpo de los Mannings y Bradys.

En 2012, seis quarterbacks pasaron para 4.500 yardas o más; 12 lanzaron al menos 25 envíos de touchdown, y cuatro terminaron con rating mínimo de 100 puntos.

Manning, Drew Brees, Tom Brady y Aaron Rodgers son los decanos, seguidos muy de cerca por una nueva generación de pasadores-corredores — léase Griffin III, Wilson y Kaepernick. No se pude olvidar a Flacco, un quarterback que no tiene estadísticas impresionantes, pero que viene de ganar el Super Bowl y de firmar una extensión de contrato por unos 120 millones de dólares.

La misión es la misma para todos: llegar al Super Bowl que se jugará en un gélido MetLife Stadium, de Nueva Jersey, el domingo 2 de febrero de 2014.

Se acabaron los escándalos. Que comiencen los partidos.