Conocida por su labor a favor de las personas invidentes durante 75 años, la Organización Nacional de Ciegos Españoles fue galardonada el miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

El jurado destacó en el fallo la "dignidad y la calidad de vida" que la Organización ha proporcionado a millones de personas en España.

"Estamos orgullosos de conseguir, siendo ciegos y discapacitados, que no es nada fácil, el mayor galardón posible", dijo su presidente Miguel Carballeda. "Es un reconocimiento al esfuerzo, la superación y la capacidad humana".

La Organización nació en 1938 al unirse varias asociaciones de ciegos ya existentes, con el objetivo de que estas personas pudieran vivir de un trabajo y no dependieran de una pensión.

Su gran iniciativa, hoy consolidada, fue el lanzamiento en 1939 de un famoso cupón, una lotería protegida por el Estado con la que la entidad se financia y crea puestos de trabajo para muchos de sus afiliados.

Gracias a los ingresos del sorteo y la diversificación empresarial a través de su fundación, la Organización ofrece a las más de 71.000 personas con ceguera o grave deficiencia visual que viven en España un conjunto de ayudas, la mayoría de carácter gratuito, que van desde la rehabilitación básica hasta el acceso a educación especializada, cultura y deporte.

En 2012, la organización contaba con 57.168 trabajadores de los que el 57,1% tenía alguna discapacidad, dijo la fundación Príncipe de Asturias en un comunicado.

El galardón de Concordia fue el último de los ocho Príncipe de Asturias 2013, que cumplen su 33ra edición. Anteriormente fueron otorgados el premio Príncipe de Asturias de las Artes al cineasta y dramaturgo austriaco Michael Haneke, el de Ciencias Sociales a la socióloga holandesa Saskia Sassen y el de Comunicación y Humanidades a la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz.

Además, el autor español Antonio Muñoz Molina fue premiado en la categoría de Letras, el golfista español Chema Olazábal en Deportes, mientras que los físicos Peter Higgs y François Englert, y el Laboratorio Europeo de Física de Partículas recibieron la distinción en investigación científica por el descubrimiento de la llamada "partícula de Dios", considerada primordial para entender el origen de la materia.

Cada uno de los premios, creados en 1981, está dotado con 50.000 euros (65.000 dólares) y una escultura diseñada por el artista Joan Miró.

Los galardones se entregarán en octubre en Oviedo, en un acto presidido por los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, herederos de la corona española.