Una telenovela recientemente estrenada en México tiene una pareja de enamorados, un antagonista y momentos de tensión que dejan al público en pleno suspenso. Normal para este tipo de programas. La diferencia es que este dramático está hablado en maya.

Los actores, además, no son el clásico galán ni la clásica belleza de ojos claros; son indígenas con vestidos tradicionales y no viven en una mansión cuando logran su amor, sino en una casa en medio de la selva. "Baktun" es todo menos una telenovela cualquiera.

"Es 'cinéma verité', ningún actor es profesional, ninguna de las locaciones son diseñadas", dijo el director y productor Bruno Cárcamo Arvide en una entrevista telefónica con The Associated Press.

En vez de seguir un guion para cada una de las escenas, se pidió a los participantes que hicieran lo que acostumbrarían en situaciones como las que enfrentaban en la historia.

"Incluso la comunidad estaba proponiendo y hacía pequeños ajustes hacia su cosmovisión y su manera cultural de actuar", dijo Cárcamo Arvide.

La telenovela es una mezcla de documental y ficción, dijo y puso como ejemplo escenas de una ceremonia para pedir la lluvia que se hicieron al pie de la letra, conforme a lo que les indicaron los sacerdotes durante la grabación.

"No podemos entrar a un ritual sin ser parte del ritual, no podemos ser visitantes, tenemos que formar parte del ritual", dijo Hilario Chi Canul, protagonista, guionista y asesor intercultural del proyecto, también vía telefónica.

"Si no, es una ofensa y creo que inclusive nos hubieran sacado de la comunidad", agregó el también profesor de maya de la Universidad de Quintana Roo, quien ya había tenido una experiencia previa en el cine como un asesor para la película "Apocalipto" de Mel Gibson.

Cárcamo considera la telenovela, que se transmite actualmente en la televisión estatal de Quintana Roo, como una herramienta para "empoderar" a la lengua maya a través de los medios masivos, dijo, para "hacer que los mayas se puedan ver en la pantalla".

"La lengua maya no está perdida, para nada está perdida, está viva. Los que están perdidos somos los hablantes. Hay muchos hablantes que no están hablando maya", señaló Chi.

El maya, o la maya como la definen ellos, es una mezcla de lengua, cultura y tierra que los padres heredan a sus hijos. En la telenovela, Jacinto (Chi) la pierde y necesita reencontrarse con sus raíces.

Según datos del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, en México hay presencia de 11 familias lingüísticas indígenas. El maya es considerado una de estas familias y conlleva 20 agrupaciones lingüísticas que corresponden a los nombres de los pueblos indígenas vinculados a ellas, algunos en países como Guatemala y Belice. El maya es una de las agrupaciones lingüísticas con menos variantes, por lo que "Baktun" puede ser entendida por una gran población.

En México se habla maya principalmente en los estados de Yucatán, Quintana Roo y Campeche, ubicados en el sureste del país. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía en Yucatán y Quintana Roo, entre 15% y 30% de la población habla una lengua indígena. De hecho, son de los estados mexicanos con mayor población de hablantes de estas lenguas.

En Campeche el porcentaje es entre 5,1% y 15%. Para 2010 6,6 millones de personas hablaban una lengua indígena en México. En cuanto al maya, el instituto contó 786.113 hablantes en 2010, aunque hay que recordar que el maya es sólo una agrupación lingüística de esta familia. Hay otras con gran presencia como el tsotsil, con 404.704 hablantes, y el tzeltal, con 445.856.

A pesar de esta realidad, en los ámbitos de representación política o de injerencia nacional, los grupos indígenas han sido relegados por siglos en México prácticamente desde la conquista española. La televisión y los medios no son la excepción. En Quintana Roo y otros estados de la república existen algunos programas hablados en maya. El propio Cárcamo transmitió de 2007 a 2009 su revista documental "Jaaj T'aan". Pero en México, un país donde el principal producto de exportación televisiva son las telenovelas, "Baktun" es la primera hablada en una lengua indígena y según Cárcamo es también la primera en el mundo.

Bolivia y Perú, otros países de Latinoamérica con una gran población indígena donde Cárcamo fue a presentar su proyecto en congresos internacionales de televisión, han expresado su interés por transmitir el melodrama en sus televisoras nacionales y en adaptar su modelo para hacer televisión indígena, porque ahí tampoco hay producciones así.

"Baktun" tuvo un costó 3 millones de pesos (224.00 dólares) y fue pagada con fondos públicos y fondos de Cárcamo. Se grabó en nueve semanas de horarios intensos con cuatro directores trabajando simultáneamente, pues también incluye un largometraje con contenido complementario. Debido a su bajo presupuesto los pagos para algunos extras se hicieron en especie. Las comunidades también recibieron apoyo de la producción para solventar sus necesidades, por ejemplo, con un cazo gigante para una fiesta que les hacía falta.

"Es un cazo donde caben dos cochinos, nos tardamos como dos o tres días en encontrarlo", dijo Cárcamo, quien señaló que ha usado este tipo de pagos desde hace años pues prefiere atender las necesidades específicas de las comunidades.

La novela se rodó en las comunidades de Tihosuco, Sacalaca, X-Cabil y alrededores en el estado de Quintana Roo; así como en Cancún y Nueva York, donde al principio de la historia Jacinto trabaja como ayudante de cocina, como tantos otros indígenas que enfrentan el fenómeno de la migración a ciudades donde suelen encontrar más oportunidades para vivir pero llegan a perder su cultura.

"Casi basado en la historia mía y en las historias de la gente de mi comunidad", dijo Chi sobre este aspecto de la telenovela. "De lo que sufre actualmente el maya que se va a Estados Unidos o a la ciudad y deja de hablar la lengua maya".

En Nueva York, Jacinto recibe el llamado de su novia de la infancia, María. Aunque la telenovela retrata la historia de amor entre ellos no incluye besos ni escenas de sexo, como en las producciones que se ven en horario estelar en la televisión abierta de México.

"Es una telenovela maya escrita a lo maya y con los mayas, entonces no hay beso", dijo Chi, quien explicó que el beso tradicionalmente es algo privado y ritual, aunque los mayas más jóvenes están cambiando de parecer: "Sí se pueden ver algunos besitos en las calles", acotó.

Para Cárcamo grabar en Nueva York fue "un sueño".

"Es padrísimo (increíble) ver que sí puede haber un diálogo entre lo más local y lo más individual que hay, que son las expresiones indígenas, con lo más global o lo más cosmopolita que es precisamente las megalópolis como Nueva York", dijo.

David Vzul Chay, un maya de 53 años residente en Chetumal, dice que ha estado siguiendo la telenovela con su familia.

"La verdad a mí sí me interesó, estuvo muy bonito... anoche vi otros pedacillos que no había visto antes", dijo. "Nosotros tenemos algo que mostrar también y es la primera vez que yo veo algo así".

Y mientras el equipo de producción se mantiene en contacto con las comunidades mayas. Cárcamo dice que ya les han preguntado "¿cuándo vamos a hacer 'Baktun 2'?".