El español Fernando Alonso se coronó este año como el piloto mejor pagado del mundo, con unos ingresos de 30 millones de dólares, según una nueva lista publicada hoy por la revista Forbes.

El doble campeón de Fórmula Uno y actual número dos del ránking mundial logró en los últimos doce meses unos 28 millones de dólares gracias a su contrato con Ferrari y otros 2 millones a través de patrocinios, según la publicación estadounidense.

La medalla de plata de esta edición fue para el británico Lewis Hamilton (Mercedes), con unas ganancias de 27,5 millones de dólares, y el bronce se lo colgó Dale Earnhardt Jr., el piloto de la Nascar, con 26 millones de dólares.

En la lista de Forbes aparecen también el estadounidense Jimmie Johnson (4), con 24 millones de dólares, el italiano Valentino Rossi (5), con 22 millones, y el también estadounidense Tony Stewart, con 18,5 millones.

El ránking continúa con Jeff Gordon (7), con 18,2 millones de dólares, el alemán Sebastian Vettel (8), con 18 millones de dólares, Danica Patrick (9), la única mujer que pasó este año el corte, con 15 millones, y Jenson Button, con 14 millones.