Ben Johnson puede explicar exactamente la razón por la que algunos deportistas consumen sustancias para mejorar el rendimiento, y sospecha que la mayoría aún lo están haciendo un cuarto de siglo después de que él fue pillado.

"El dinero es grandioso. La presión es grande", dijo Johnson el miércoles. "La gente quiere ganar dinero, comprar un auto, casas grandes, vestir bien, viajar, hacer todo para ganar. Éste es el mundo en que vivimos", dijo.

Johnson está tratando de presentar un argumento aún más convincente en contra. El ex velocista de 51 años ahora es parte de una campaña antidopaje.

Siempre que un atleta resulta positivo a uso de sustancias prohibidas, surge inevitablemente el nombre de Johnson. El canadiense ganó la medalla olímpica de oro con una nueva marca mundial en los Juegos de Seúl en 1988, pero luego le despojaron la presea y el tiempo récord.

Johnson admite que parte de la razón por la que se unió a la campaña Pure Sport (Deporte puro), la cual es patrocinada por una compañía de ropa deportiva, es para que quizás sea recordado por algo más que resultar positivo en una prueba antidopaje.

Su argumento a atletas jóvenes que enfrentan hoy la misma opción que se le presentó hace dos décadas: con técnicas modernas de entrenamiento, suplementos legales y nutrición, uno puede competir limpio y correr tan rápido como los tramposos.

"Si creen en eso, se alimentan adecuadamente, entrenan correctamente, descansan lo suficiente, no beben alcohol", dijo, "pueden lograr su meta y no utilizar sustancias (ilegales) para aumentar el desempeño. Se puede hacer", agregó.

Pure Sport está presionando para la creación de un consejo independiente que pueda aconsejar a atletas que sienten la tentación de doparse. Johnson insiste que quizá todo hubiera sido diferente si hubiera habido alguien a quien confiarle sus intenciones.

Sentado junto a José Canseco bajo las luces artificiales del salón de conferencias de un hotel, Johnson habló el miércoles en un panel sobre cómo limpiar los deportes de sustancias para mejorar el desempeño físico-atlético. En momentos sonó en paz respecto a su pasado, en otros amargado. Se responsabiliza totalmente de haber roto las reglas, pero también se siente señalado en una era de dopaje in controlado.

En la actualidad siguen apareciendo exámenes positivos. Tan solo en los últimos meses, en el área de velocistas han surgido grandes nombres como Tyson Gay y Verónica Campbell-Brown. En una entrevista después del panel, Johnson dijo, "no hay nada nuevo".

"Se han agotado todas las excusas", agregó.