La investigación criminal por dopaje contra los velocistas jamaiquinos Asafa Powell y Sherone Simpson, además de su entrenador, fue retrasada por problemas burocráticos, pero sigue encaminada.

El fiscal de Udine, Andrea Gondolo, dijo el martes a la AP que su oficina no pudo contactar a los atletas para preguntarles si quieren observar las pruebas a las sustancias que fueron confiscadas por la policía en una redada en julio en su sede de entrenamientos en el norte de Italia.

Los atletas pueden observar las pruebas o nombrar a un abogado para que lo haga. Tienen 20 días para responder una vez sean contactados.

"El problema ha sido encontrar una dirección para entregar la notificación para ver si quieren observar las pruebas, porque algunas de las pruebas no se pueden repetir", dijo Gondolo. "Pero creo que podremos seguir adelante en un mes".

Si no pueden comunicarse con los atletas, los fiscales podrían hacerlo con la federación de Jamaica.

La fiscalía ya se puso en contacto con el entrenador, el canadiense Christopher Xuereb.

Milton Samuda, un abogado jamaiquino que representa a Powell y Simpson, no respondió a los correos y llamadas telefónicas.

La redada en julio se produjo después que Powell y Simpson arrojaron positivo a un estimulante prohibido en un control antidopaje en el campeonato nacional de Jamaica en junio. Ambos fueron suspendidos y se perdieron el Mundial de Moscú.

___

David McFadden contribuyó con este despacho desde Kingston, Jamaica.