Venezuela incomodó a Argentina con una férrea marcación que cerró los espacios, pero la albiceleste levantó en los minutos finales con una velocidad de vértigo y la sangre fría del base Facundo Campazzo, para remontar e imponerse el lunes por 77-71 en la cuarta fecha del premundial de básquetbol de las Américas.

Con este resultado, Argentina aseguró su presencia en la segunda ronda por el Grupo A, al mejorar su desempeño a 2-1. Venezuela (2-2), que en la víspera también reservó un lugar en la siguiente fase, quedó con un registro de 2-2.

México (3-0), otro integrante del grupo y que ya estaba clasificado, mantuvo su invicto tras vencer el lunes a República Dominicana por 85-61. Esa fue la segunda derrota de los dominicanos, que se han venido a menos con dos derrotas tras humillar en su debut 91-72 a la albiceleste.

Paraguayos y dominicanos chocan el martes en un duelo de vida o muerte por la clasificación.

Los mejores cuatro de cada grupo pasan a la segunda ronda, en la que jugarán cuatro partidos con los clasificados del grupo contrario. Los mejores cuatro de esa segunda ronda se clasifican al Mundial de España 2014, además de disputar las semifinales.

Campazzo comandó la ofensiva argentina con 18 puntos, cinco de ellos decisivos en los minutos finales, incluyendo un triple. Ayudó así a su selección cuando más lo necesitaba, particularmente después del golpe psicológico que significó la salida por acumulación de faltas del ala pivote Luis Scola, uno de sus jugadores más desequilibrantes, cuando restaban cinco minutos de Juego.

Scola sumaba entonces 10 anotaciones, 12 rebotes y 4 asistencias.

Argentina quedó en ventaja por la mínima 22-21 en el primer parcial y estuvo en la zaga en los dos siguientes por 44-37 y 60-51.

"Necesitamos ganar como sea, estábamos jugando mal, estaba todo cuesta arriba y pudimos dar vuelta al partido. Estos son los partidos que te dan vida", dijo Scola, de los Pacers de Indiana.

Campazzo, por su parte, destacó la fortaleza anímica del equipo.

"Este equipo nunca se dio por muerto, ellos (los venezolanos) manejaron bien 30 minutos del partido, nosotros pudimos jugar bien los últimos 10 y ahora, bueno, nos sacamos la mufa (el mal humor) de jugar mal", dijo. "Estábamos en peligro, necesitábamos ganar y se logró".

El torneo, que concluye el 11 de septiembre, se disputa en el Poliedro de Caracas.