La llegada del internacional ghanés Kevin-Prince Boateng al Schalke, procedente del AC Milán, es el más notable de los fichajes in extremis realizados por los equipos alemanes antes de que se cierre el mercado de verano.

Boateng llegó el viernes y tras sólo un entrenamiento ya ofició como líder del Schalke el sábado en la primera victoria del club de Gelsenkirchen ante el Bayer Leverkusen por 2-0.

El Schalke también se hizo con los servicios del lateral Dennis Aogo, procedente del Hamburgo.

Los otros grandes hicieron sus deberes durante la pretemporada, o antes de ella.

El Bayern fichó a Mario Götze, por 37 millones de euros lo que lo convierte en el traspaso más caro de este ejercicio en Alemania, ya antes de que terminara la temporada pasada y en pretemporada consiguió los servicios de Thiago Alcántara, procedente del FC Barcelona.

Asímismo, los bávaros traspasaron al centrocampista brasileño Luiz Gustavo al Wolfsburgo y al delantero Mario Gómez al Fiorentina.

El Borussia Dortmund realizó tres fichajes, todos antes del comienzo de la pretemporada. El volante armenio Henrihk Mkhitaryan llegó procedente del Shaktar Donezc, el delantero gabonés Pierre Emerick Aubameyang vino del St. Etiene francés y el defensa brasileño Sokratis llegó procedente del Werder Bremen.