En el día que anunció el fichaje de Gareth Bale, Isco Alarcón marcó su segundo y tercer goles como jugador del Real Madrid y Cristiano Ronaldo estrenó su cuenta en el campeonato en el triunfo el domingo 3-1 sobre el Athletic de Bilbao por la tercera fecha de la liga española.

Isco abrió y cerró el triunfo a los 29 y 72 minutos y Cristiano marcó en los descuentos de la primera mitad para asegurar nueve puntos de nueve posibles para el Madrid, que igualó el pleno conseguido por el Villarreal el sábado, y propinó el primer revés al Athletic, que recortó por vía de Ibai Gómez (79) y suma seis unidades.

Horas después, el club merengue anunció el fichaje de Bale con un contrato por seis años. Un allegado dijo a The Associated Press que la transacción por el extremo galaés fue por un récord mundial de 100 millones de euros (132 millones de dólares). Tanto Tottenham como el Madrid confirmaron la transferencia del jugador pero no dieron a conocer las cifras.

Si se confirma la cantidad, sería la mayor abonada por el pase de un jugador en la historia del fútbol. La fuente habló con la condición de no ser identificada porque no se han dado a conocer los detalles financieros.

En tanto, el Madrid celebró un nuevo triunfo para tener el ideal de nueve puntos.

"Acabamos de empezar y tres de tres. Las cosas están saliendo bien y hay todavía mucho margen de mejora", declaró Isco tras la victoria.

Junto al Madrid, el Villarreal y el Barcelona, que enfrenta a continuación al Valencia, el Atlético de Madrid es el otro equipo que suma pleno de victorias tras vencer 2-1 en cancha de la Real Sociedad.

David Villa lideró el tercer triunfo del equipo rojiblanco con su primer gol del torneo a los 27 minutos y una asistencia para Jorge Resurrección "Koke" (56). La Real, que recortó gracias a Xabi Prieto (69), sufrió la primera derrota en casa en 16 partidos.

También el domingo, el Betis sumó su primer punto al empatar 0-0 en cancha del Espanyol que entrena el mexicano Javier Aguirre, invicto con cinco unidades.

La fecha se completa con el cotejo Sevilla-Málaga.

El Athletic intentó jugarle de igual a igual al Madrid pero, tras 15 minutos de adaptación, el cuadro de Carlo Ancelotti pronto encontró los puntos débiles de la presión visitante y se hizo con el control del partido bajo un futbol compacto, ágil y con profundidad en torno a la creación de Isco y Luka Modric en el medio campo.

El argentino Angel Di María, titular por encima de Mesut Oezil, resolvió mal una primera escapada, Cristiano forzó una buena intervención de Iago Herrerín y Sergio Ramos cabeceó con potencia el consiguiente tiro de esquina en los prolegómenos del tanto de Isco, quien finiquitó una jugada iniciada por él mismo controlando en el área chica un balón bombeado por Karim Benzea y batiendo por bajo al arquero.

Un tiro libre ajustado de Beñat Etxeberría fue el único bagaje del Athletic antes del descanso, que alcanzó con desventaja de 2-0 después de que Cristiano, libre de marca, cabeceara a la red una buena comba de Di María.

Pese a un remate de Aritz Aduriz a manos de Diego López, nuevamente titular en el arco madridista, fue Herrerín quien realizó la atajada del encuentro, desviando en buena estirada un tiro libre con veneno de Cristiano, previo al segundo tanto de Isco, de volea desviada por Etxeberría y también servida por Benzema.

"En 15 días hemos mejorado. Cristiano marcó, Isco lo está haciendo muy bien, y el público aplaudió el trabajo de Di María, lo que es una señal para todos", valoró Ancelotti, aludiendo al criticado Benzema y quizás también a Oezil.

Gómez, en el tramo final, recortó por el Athletic con un buen derechazo desde el corazón del área.

Tras perder la final de la Supercopa ante el Barsa, el Atlético demostró hambre en cancha de la Real y concretamente Villa, quien aviso tres veces en la primera mitad con remates fuera, al poste y al cuerpo del chileno Claudio Bravo antes de castigar a la cuarta, aprovechando una indecisión defensiva para picar el balón sobre el arquero.

Los locales encajaron el segundo cuando "Koke" remató un balón retrasado por Villa y recortaron con un potente disparo al rincón de Prieto, pero Thibaut Courtois evitó el empate con dos grandes atajadas en la conclusión.

Ante un Betis sin mordiente, el uruguayo Christian Stuani no acertó a cabecear un buen centro de Juan Fuentes en la primera mitad por el Espanyol, que gozó de tres nuevas ocasiones en la segunda por vía de Sergio García, Thievy Bifouma y Manu Lanzarote, aunque no supo concretar.