La próxima semana promete ofrecer grandes novedades sobre el escritor estadounidense J.D. Salinger pero, igual que el discutido autor se aisló del mundo y huyó de la fama, el libro y el documental que se van a estrenar sobre él intentan jugar la baza del misterio, aunque con tintes comerciales.

El libro "The Private War of J.D. Salinger" sale a la venta el martes, mientras que tres días después se divulgará un documental producido por los poderosos hermanos Weinstein y realizado de forma paralela por uno de los coautores de la obra escrita.

En ambos casos se ha restringido al máximo el acceso previo al material, por lo que no falta quien lo considera como un truco de mercadotecnia para intentar aumentar aún más el halo de misterio en torno a Salinger.

Sin embargo, de forma muy calculada, el autor del filme y coautor del libro (Shane Salerno) ofreció una entrevista al New York Times la pasada semana en la que soltó el gran bombazo: el escritor habría encargado a sus herederos para que publicaran varias obras nuevas, el menos cinco, entre 2015 y 2020.

Salinger, tras el enorme éxito de su novela corta "The Catcher in the Rye" ("El guardián entre el centeno") publicada en 1951, huyó de la fama y se recluyó en la pequeña ciudad de Cornish (Nueva Hampshire), donde murió en 2010 a los 91 años.

La última obra que publicó fue el relato "Hapworth 16, 1924", que apareció en 1965 en la revista New Yorker.

Por ello, cualquier nueva obra que salga a la luz -más aún si son por lo menos cinco- puede cambiar la percepción de lectores y críticos sobre la trascendencia de la obra de un autor idolatrado por sus admiradores pero con muchos puntos oscuros en torno a su personalidad, como sus complicadas relaciones con varias adolescentes o su continua experimentación con religiones.

La posible publicación de nuevas obras "es altamente plausible", ya que Salinger trabajó prácticamente todos los días incluso si no publicaba, por lo que "los libros deben de existir, en alguna forma", señaló a Efe Drew Hubner, un profesor de Literatura Contemporánea en la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY).

Aún así, Hubner advierte de que cualquier lectura de las nuevas obras que puedan salir a la luz deberá verse con muchos matices, ya que Salinger, quien fue "la voz de una generación" juvenil, incluso a su pesar, gracias a "The Catcher in the Rye", no tiene ya ese estatus.

Hubner, quien también considera que habrá que estudiar cualquier obra que se pueda publicar en función del momento en que fue escrita, percibe en todo el proceso un poco de negocio, aunque reconoce que actualmente "todo en la literatura es un negocio".

Salerno asegura que dos fuentes independientes del "círculo íntimo" del escritor son las fuentes de la revelación sobre la publicación de más obras, aunque por ahora ni la viuda ni el hijo de Salinger han querido confirmarlo.

El libro ahonda en el impacto que tuvo la Segunda Guerra Mundial en la personalidad de Salinger, quien vivió el desembarco de Normandía y estuvo en la liberación de campos de exterminio nazis (era judío), además de que trabajó como oficial de inteligencia en la caza de criminales de guerra.

Teniendo en cuenta el efecto que tuvo en el escritor su romance frustrado con una adolescente Oona O'Neill (hija del premio Nobel Eugene O'Neill, quien le dejó en 1941 para casarse con un muy maduro Charles Chaplin), hay quien habla de un "desarrollo atrofiado" en su personalidad, que se habría mantenido muy vinculada a su época juvenil.

El hecho de que sus personajes más fueran adolescentes (como Holden Caulfield de "The Catcher in the Rye") y que Salinger, según el libro, tuviera sonados asuntos amorosos con dos adolescentes, alimentan la idea de que rehuyó un mundo que no le gustaba por la guerra y que le acosó con una fama que le molesta, para refugiarse en su juventud perdida y en la religión (experimentó religiones orientales, como el budismo o los vedas hindúes).

El libro, de 698 páginas, tiene una estructura un poco "descuidada", según la crítica del New York Times, y no siempre usa fuentes directas, ya que en ocasiones se usan citas y artículos aparecidas anteriormente, a veces fuera de contexto.

La película incluye, además de amigos, expertos o escritores (como Tom Wolfe), caras conocidas (como los actores Edward Norton o John Cusack) que explican la influencia de las obras de Salinger en sus vidas.

También recuerda que el asesino de John Lennon en 1980 y el hombre que intentó matar a Ronald Reagan en 1981, así como otro asesino estadounidense menos conocido, estaban obsesionados con "The Catcher in the Rye".

Rafael Cañas