El serbio Novak Djokovic, cabeza de serie número uno, mantuvo su racha ganadora en el Abierto de Estados Unidos al vencer por 6-0, 6-2 y 6-2 al portugués Joao Sousa y conseguir el pase a los octavos de final.

El campeón del último torneo de Grand Slam de la temporada de la ATP en el 2011 y finalista en el 2012 mostró en todo momento la superioridad ante un rival al que se enfrentaba por primera vez y que ocupa el puesto número 95 de la clasificación mundial.

El partido disputado en el pista central Arthur Ashe sirvió casi como entrenamiento para Djokovic ante el partido de octavos que le enfrentará al español Marcel Granollers, que ganó al estadounidense Tim Smyczek por 6-4, 4-6, 0-6, 6-3 y 7-5, en partido maratoniano de tres horas y 24 minutos.

Djokovic, de 26 años, y Granollers, de 27, que ocupa el puesto número 43 del mundo, sólo se han enfrentado en una ocasión y fue el Abierto de Australia, en el 2011, con triunfo para el tenista serbio (6-1, 6-3 y 6-1).

El partido entre el número uno del mundo y Sousa solo duró una hora y 40 minutos en la que Djokovic consiguió 34 golpes ganadores y 26 errores no forzados por 10 y 27, respectivamente, del tenista portugués.

Antes, en la sesión matinal, el escocés Andy Murray, actual campeón defensor del Abierto, ganó también con facilidad por 7-6 (2), 6-2 y 6-2 al alemán Florian Mayer, número 47 del mundo, que estuvo siempre muy inconsistente con su juego.

Murray impuso siempre su juego y aprovechó cuatro oportunidades de rotura de saque y metió 42 golpes ganadores por 17 de Mayer para llegar a los octavos de final por sexta vez en su carrera donde, además de consagrarse en 2012, alcanzó la final en 2008 y fue semifinalista en 2011.

Murray, número tres del mundo, no viene cumpliendo una gran gira por el cemento estadounidense, aunque en lo que va del Abierto parece que va a más con su tenis, pero todavía está lejos del nivel que tiene Nadal y el propio Djokovic.

Su rival en los octavos de final será el uzbeco Denis Istomin, número 65 del mundo, que dio la sorpresa al vencer por 6-3, 6-4, 2-6, 3-6 y 6-1 al italiano Andreas Seppi, vigésimo cabeza de serie.

El checo Tomas Berdych, quinto cabeza de serie, también confirmó su gran momento de forma al vencer con facilidad por 6-0, 6-3 y 6-2 al francés Julien Benneteau, trigésimo primer favorito, en menos de dos horas de acción que duró el partido.

Berdych se mantuvo seguro con su saque (salvó tres puntos de rotura) y rompió el servicio a Benneteau en seis oportunidades.

El jugador checo también logró 36 golpes ganadores y avanzó a los octavos de final, donde se enfrentará al suizo Stanislas Wawrinka, noveno favorito, que derrotó al chipriota Marcos Baghdatis en cuatro sets por 6-3, 6-2, 6-7 (1) y 7-6 (7).

El veterano alemán Tommy Haas, duodécimo cabeza de serie, vio cortada su racha ganadora y dijo adiós al torneo después de perder por 6-3, 6-2, 2-6 y 6-3 ante el ruso Mikhail Youzhny, vigésimo primer favorito, que impuso su poder físico ante un rival que al final le fallaron las fuerzas.

Algo que no le sucedió al veterano australiano Lleyton Hewitt, exnúmero uno del mundo y excampeón del Abierto, verdugo del argentino Juan Martín del Potro, que siguió triunfal y alcanzó los octavos de final al vencer por 6-3, 7-6 (5), 3-6 y 6-1 al ruso Evgeny Donskoy.

Hewitt, de 32 años, que disputa su decimotercer Abierto, estará por octava vez entre los mejores 16, primera vez que lo consiguiese desde que fue cuarto finalista en el 2006.