Nelson Mandela seguía hospitalizado en estado grave pero estable, informó el sábado la presidencia de Sudáfrica.

La declaración de la oficina del presidente Jacob Zuma negó las versiones de que Mandela había sido dado de alta del hospital.

El comunicado reiteró que el estado del héroe contra el apartheid seguía invariable con respecto a la semana pasada, cuando Zuma dijo que Mandela mostraba "gran resistencia".

"Madiba sigue en el hospital en Pretoria y continúa en estado grave pero estable", dice el comunicado refiriéndose a Mandela por el nombre que le da su clan. "Por momentos su estado se torna inestable, pero responde a las intervenciones médicas", agregó.

Mandela, de 95 años, fue internado en el hospital de Pretoria el 8 de junio a causa de un mal que los funcionarios dijeron que era una infección pulmonar recurrente.

Mandela seguía frágil y los pocos detalles sobre su salud son controlados estrictamente por su familia y la oficina de Zuma.

La semana pasada, Zuma les pidió a los sudafricanos a que oraran por Mandela y que lo mantengan en sus pensamientos todo el tiempo.

Mandela pasó 27 años como prisionero bajo el sistema del apartheid y tras ser excarcelado, negoció el fin del gobierno de una minoría blanca antes de ser elegido presidente en las primeras elecciones multirraciales del país en 1994.