El chileno Esteban Paredes anotó un gol de penal y dio el pase para otro en la sorpresiva victoria del Querétaro el sábado por 2-0 sobre un Cruz Azul que vio rota una buena racha en partido por la octava fecha del torneo Apertura mexicano.

Paredes convirtió el penal a los ocho minutos y luego le dio un buen pase a Luis Loroña, quien agregó un tanto a los 37 minutos por los Gallos Blancos, que sumaron su segunda victoria consecutiva y llegaron a 12 puntos, colocándose octavos en la clasificación general.

La "Máquina", que tuvo que modificar la sede del encuentro, vio rota una cadena de tres victorias consecutivas y se quedó con sus 13 puntos en el cuarto puesto de la tabla.

Por una petición del gobierno de la capital, Cruz Azul no pudo realizar su partido en el estadio Azul y trasladó el encuentro a Jasso, en el estado de Hidalgo, una ciudad localizada a unos 90 kilómetros al norte de la capital.

Fue el primer partido oficial de Cruz Azul en el estadio 10 de diciembre de esa ciudad desde noviembre del 2002.

El encuentro comenzó mal para los celestes porque el árbitro Erim Ramírez marcó un dudoso penal de Gerardo Torrado y Paredes lo convirtió con un tiro raso a la derecha del portero Jesús Corona, quien se lanzó correctamente pero no pudo desviar.

Entonces Cruz Azul tomó el control del encuentro pero sin generar demasiado peligro hasta que Torrado se animó con un disparo de media distancia que el portero Édgar Hernández desvió con muchos problemas.

Querétaro, en su segunda llegada del partido, encontró la segunda anotación cuando Paredes le mandó un pase por el centro del área a Loroña, quien bajó la pelota con el pecho y anotó con un tiro raso y pegado a la base del poste derecho de la meta de Corona.

Cruz Azul tuvo una gran oportunidad de descontar con un potente disparo del argentino Mariano Pavone a los 41, pero Hernández realizó una espectacular desviada para evitar daño y luego estuvo atento para detener un contrarremate de Pablo Barrera.

En la segunda parte, Cruz Azul mantuvo su control de la pelota y fue peligroso a los 67, cuando Christian Giménez sacó un disparo dentro del área que fue desviado por Hernández, quien a los 68 le contuvo un remate de cabeza a Jair Pereira.