La oficina de la ONU en Guatemala señaló hoy que investiga si un exfuncionario de una Comisión auspiciada por el organismo y que lucha contra la impunidad en el país incurrió en injerencia en la decisión judicial que autorizó, en 2011, la extradición del expresidente Alfonso Portillo a EE.UU.

En un comunicado, la Oficina de las Naciones Unidas precisó que verifica mediante un proceso administrativo la denuncia, hecha pública el miércoles por un magistrado de la Corte de Constitucionalidad, la máxima instancia judicial del país centroamericano.

El magistrado de esa Corte, Héctor Hugo Pérez Aguilera, reveló que en 2011 fue víctima de supuestas intimidaciones y hasta ofrecimiento de dinero por parte de Thomas Pastor, entonces secretario del jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

Según el magistrado guatemalteco, Pastor llegó a su despacho para expresar la preocupación que tenía la Cicig por el caso del expresidente Portillo (200-2004), y le dijo que "había un dinero en Panamá".

"Me imagino que era para negociar el asunto (de Portillo)", dijo el magistrado, y explicó que a raíz del "mensaje subliminal" le pidió a Pastor que se retirara y luego denunció la intimidación al presidente de la Corte de Constitucionalidad, Alejandro Maldonado.

Pérez aclaró que la visita de Pastor, cuya nacionalidad no ha trascendido y quien ya no trabaja en la Cicig, no incidió en la decisión de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad, que por unanimidad aprobaron la extradición de Portillo a Estados Unidos para ser procesado por supuestos delitos de lavado de dinero.

La extradición de Portillo fue firmada en noviembre de 2011 por el entonces gobernante de Guatemala, Álvaro Colom (2008-2012), y fue entregado a la Justicia estadounidense el pasado 24 de mayo tras una batalla legal.

La Cicig actuó como querellante dentro de un proceso de la Fiscalía contra Portillo por la supuesta malversación de 120 millones de quetzales (unos 15,38 millones de dólares), caso del que fue absuelto el pasado abril por un juzgado de apelaciones.

El Sistema de las Naciones Unidas reiteró en su comunicado la importancia de luchar contra la impunidad en Guatemala, y señaló que los resultados obtenidos hasta ahora por la labor de la Cicig y el Ministerio Público son "irrefutables".

La Cicig es un organismo auspiciado por la ONU que opera en Guatemala desde 2007 con el fin de colaborar con el Estado en la lucha contra las estructuras criminales y la impunidad en el país.

Desde que la Comisión comenzó la impunidad en Guatemala se ha reducido un 24,7 %, al pasar de 93% a 70%, dijo el pasado día 22 el exfiscal costarricense Francisco Dall'Anese, quien el lunes próximo deja de ser el titular de la Comisión.

La ONU también reafirmó este viernes su compromiso de seguir apoyando al sistema de Justicia guatemalteco con el objetivo principal de vencer la impunidad y consolidar los resultados alcanzados.

Juristas locales han criticado a la Corte de Constitucionalidad por no haber denunciado el supuesto intento de injerencia en su momento.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, ha dicho que la denuncia del magistrado Pérez debe ser aclarada, y reiteró su respeto a la Cicig, institución que culminará su mandato en 2015.