Phil Mickelson demostró cuánto disfruta de jugar con Tiger Woods al abrir su actuación con 63 golpes en el campeonato Deutsche Bank.

Mickelson resultó ser la gran figura en el grupo destacado de los tres primeros golfistas en el escalafón mundial. Embocó siete birdies en sus primeros nueve hoyos. Coronó con un eagle. Y aun en su peor momento, cuando la pelota cayó entre los árboles, salvó el bogey.

Mickelson cerró su actuación con un golpe de ventaja sobre Kevin Stadler entre los primeros participantes en el TPC de Boston. Hunter Mahan firmó una tarjeta de 65.

Woods desperdició dos buenas oportunidades de birdies hacia el final de su actuación y se conformó con 68. El campeón del Masters, Adam Scott, cerró con 73.