Las tenistas españolas Carla Suárez y Silvia Soler-Espinosa sucumbieron hoy ante las hermanas Venus y Serena Williams en la primera ronda de dobles femenino del Abierto de EEUU, donde las estadounidenses se crecieron por un público entregado a ellas.

"El público en todo momento ha estado encima, animándolas en todo momento, y eso las empuja a seguir en la lucha. Me gustaría saber si a lo mejor en otro país o en otras circunstancias juegan así", dijo Suárez a Efe tras un disputado partido en el que la pareja española terminó perdiendo por 7-6(5), 0-6 y 3-6.

El duelo arrancó igualadísimo y en la muerte súbita Suárez y Soler lograron hacerse con la primera manga, pero en el segundo set las hermanas Williams tiraron de su agresivo juego para ganar en 22 minutos y con el marcador en blanco para las españolas, cerrando el partido con un tercer set que también dominaron.

"Está claro que nosotras intentamos dar el cien por cien. Cuando pierdes en tres sets se te queda un sabor amargo, pero yo creo que tuvimos opciones de ir por delante en el marcador, por pequeños detalles al final se lo llevaron ellas", añadió la grancanaria, número 20 de la clasificación mundial WTA.

Preguntadas por si creen que el resultado del partido habría sido diferente si hubieran sido ellas las que jugaban en casa, las españolas respondieron que "no tiene por qué", pero que "sí que es verdad que según qué momentos se nota cuando el público aprieta" y eso "les anima".

Las españolas caen eliminadas en primera ronda pero, según Soler-Espinosa, que reconoce que habría preferido unas rivales diferentes para este debut de dobles, lo han afrontado "como algo positivo, un partido a disfrutar, a intentar dar el máximo y a seguir aprendiendo y creciendo como pareja".

Suárez podría haberse encontrado en su partido de individuales de tercera ronda mañana con Venus Williams, pero finalmente la mayor de las famosas hermanas cayó frente a la china Jie Zheng.

"(Zheng) es una jugadora que en pista rápida lo hace bien, tiene buenos golpes, juega rápido, (voy) a intentar un poco con mis armas que ella no se sienta tan cómoda", dijo la española, quien tratará de "ser agresiva todo el rato" y "jugarle bolas con diferentes ritmos".