El 44 % de los chilenos quiere que la candidata opositora Michelle Bachelet sea la próxima gobernante del país y un 75 % está convencido de que lo será, según una encuesta presentada hoy en Santiago.

A la pregunta abierta de quién le gustaría que sea el próximo gobernante, el 44 % mencionó a la exmandataria (2006-2010), un 12 % a la candidata de la coalición oficialista, Evelyn Matthei, y un 4 % a Marco Enríquez Ominami, aspirante del Partido Progresista (PRO), señaló el Centro de Estudios Público (CEP), autor de la encuesta.

Del sondeo se eliminaron las preguntas cerradas sobre intención de voto, debido al cambio que hubo en la candidatura presidencial del oficialismo durante el periodo de estudio.

La analista del CEP Carolina Segovia señaló que de las 1.471 entrevistas que se realizaron en todo el país del 13 de julio al 18 de agosto, 165 se hicieron cuando el candidato de la derecha era Pablo Longueira, que renunció, y 1.306 cuando todo indicaba que Matthei sería la aspirante, aunque no fue oficialmente ratificada por la Alianza hasta el 10 de agosto.

Las elecciones presidenciales están convocadas para el 17 de noviembre y hay nueve candidatos inscritos.

El sondeo preguntó también a los encuestados quién creen que será el próximo presidente de Chile. Bachelet encabezó las respuestas, con el 75 %, muy por delante de Matthei, con un 6 %.

En cuanto a la evaluación de personajes políticos, Bachelet lidera el listado con un 64 % de menciones positivas y un 15 % de evaluaciones negativas.

A pesar de esto, la evaluación positiva de la exmandataria cayó en 11 puntos porcentuales respecto de la anterior encuesta, que se presentó en enero pasado.

El presidente Sebastián Piñera obtiene un apoyo del 34 % y una valoración negativa del 28 %, aunque este indicador no está relacionado con la adhesión política, sino a la evaluación general del personaje.

Matthei tiene una imagen positiva del 32 % y un rechazo del 39 %.

La encuesta midió también la valoración de la gestión de Piñera al frente del Gobierno, que tuvo una aprobación del 31 % y un rechazo del 44 %.

En comparación con la medición anterior, la desaprobación a su gestión cayó 7 puntos, desde el 51 %, mientras que la aprobación no registró una variación estadísticamente significativa.