Recientemente, Jim Harbaugh releyó la lista de metas que debía alcanzar Colin Kaepernick en 2012. En su tercer año en la NFL, el quarterback asumió la titularidad en noviembre pasado, y consiguió todos los objetivos que estaban escritos en la lista, salvo uno.

"Todo quedó cumplido, salvo parte de la meta número tres", dijo Harbaugh.

Sí, esa meta era ganar el Super Bowl.

Harbaugh, quien pasó 15 años como quarterback en la NFL, ha acompañado el gran avance mostrado por Kaepernick en muy poco tiempo. Y ambos suelen emitir opiniones tan coincidentes que parecerían provenir de una misma persona.

Lo único que ocupa sus mentes y las de todos los demás integrantes de los 49ers es conquistar el sexto Trofeo Vince Lombardi en la historia de la franquicia, luego de quedarse muy cerca, al caer en febrero por 34-31 ante los Ravens de Baltimore, dirigidos por el hermano mayor de Harbaugh, John.

A continuación, cinco aspectos que serán clave en la próxima campaña para que los 49ers, monarcas de la Conferencia Nacional y bicampeones de la división, den ese paso que les faltó:

LA PROTECCIÓN A KAEPERNICK: El quarterback no es ya una sorpresa. Su foto adorna las portadas de las revistas — no sólo de las deportivas_, su camiseta se vende como pan caliente y su fama es semejante al de una estrella de rock, mucho más allá del área de la Bahía de San Francisco. "He tenido grandes experiencias, me han divertido mucho, pero ahora estoy concentrado en el fútbol" americano, ha dicho el mariscal. Todos tratarán de golpearlo y de ejercer más presión sobre la línea ofensiva, que sin embargo parece resistente. Kaepernick, veloz y con un potente brazo, tuvo un récord de 7-3 como titular la campaña anterior, con 1.814 yardas por aire, 10 touchdowns y sólo tres envíos interceptados. Corrió para 181 yardas, un récord de la postemporada, con un touchdown de 56 yardas en el juego divisional contra Green Bay.

LA PIERNA DE DAWSON: En cuanto se incorporó a los 49ers, su nuevo equipo, Phil Dawson visitó el Candlestick Park con el fin de acostumbrarse al viento y a otras condiciones que pueden afectar el desempeño de un pateador. Dawson se ha reencontrado con el ex coordinador de equipos especiales de los Browns, Brad Seely, con la esperanza de aportar fiabilidad en los goles de campo, tras los predicamentos que pasó David Akers con San Francisco en 2012. Dawson, de 38 años, convirtió 29 de 31 goles de campo la campaña anterior, su 14ta con Cleveland. Acertó sus 13 intentos de 40 yardas o más, y los siete que realizó desde 50 yardas. En la pretemporada, convirtió ya un par de goles de campo contra Kansas City. Su desempeño puede definir partidos de vida o muerte.

LOS RECEPTORES: Kaepernick comienza su primera temporada completa como titular apoyado en la adquisición del receptor Anquan Boldin. Sin embargo, no estará al comienzo Michael Crabtree, el principal destinatario de los pases de Kaepernick en 2012, debido a una ruptura del tendón de Aquiles, que lo dejaría fuera de combate al menos hasta noviembre. Kaepernick, Boldin y el tight end Vernon Davis esperan encontrar una buena cohesión desde la primera semana. "Definitivamente extrañaremos a Crabtree, pero Anquan es esa pieza que realmente necesitábamos para cubrirlo", consideró el safety Donge Whitner.

EL SAFETY DEBUTANTE: Seleccionado en la primera ronda del "draft", Eric Reid está mostrando sus condiciones atléticas y capacidad de hacer jugadas. Podría ser un buen complemento de Whitner tras la salida de Dashon Goldson. Sin embargo, debe hacer ajustes en el comienzo de su carrera. "Simplemente tiene que ser más inteligente y saber que no debe golpear después del silbatazo, que no debe pegarle a un receptor en la cabeza o cuando está indefenso", dijo el coordinador defensivo Vic Fangio. "Hay que ser agresivo pero sin infringir el reglamento".

EL REGRESO DE LOS LINEBACKERS: Un grupo de linebackers de elite espera lucir aún más esta temporada. Patrick Willis, NaVorro Bowman, Aldon Smith y Ahmad Brooks tuvieron un buen desempeño el año anterior y planean conservar sus papeles protagónicos en una defensiva amenazante. Tanto Brooks como Smith terminaron la campaña anterior con dolencias de hombro, y deben hacer lo posible para mantenerse saludables toda la temporada.