Los dominicanos Robinson Canó y Eduardo Núñez quedaron excluidos de la alineación de los Yanquis de Nueva York para el juego del miércoles, un día después de que ambos sufrieron lesiones.

Canó fue golpeado en una mano por un lanzamiento de J.A. Happ en el primer inning del encuentro contra los Azulejos de Toronto. El manager de los Yanquis, Joe Girardi, dijo que Canó sigue sufriendo dolor e inflamación.

El piloto confió en que el intermedista estelar vuelva a la alineación para el juego del viernes, contra Baltimore.

Núñez quedó fuera por un dolor en la rodilla derecha. El pelotero de cuadro se lastimó cuando los tachones se le atoraron en una costura del césped sintético, el martes. Abandonó el duelo un inning después.

Al comienzo, la extraña caída de Núñez, cuando iba a cubrir la intermedia, provocó risas entre los Yanquis. Sus compañeros reemplazaron su banquillo frente al casillero con una silla de ruedas, y usaron cinta adhesiva para imitar los trazos de gis que hace la policía en la escena de un crimen. Dibujaron la silueta del dominicano cerca del lugar donde había caído.

Las risas cesaron cuando se anunció que Núñez no podría jugar. El pelotero se tomó de buen humor la jugarreta, y sospecha que los autores fueron Derek Jeter y el propio Canó.

"Seguro", dijo. "Voy a averiguar y les haré algo".

Mark Reynolds jugaba su primer duelo de inicio en las mayores, como camarero. Se desempeñó en esa posición el martes por la noche, luego que se lastimaron Canó y Núñez.