Políticos chilenos de varios sectores reaccionaron hoy con sorpresa a una declaración del senador derechista Hernán Larraín en la que pidió perdón por no haber hecho más por la reconciliación del país con motivo de cumplirse el mes próximo 40 años del golpe militar.

Tras la presentación de un libro del socialista Ricardo Núñez, Larraín sorprendió este martes a la audiencia al señalar: "pido perdón por no haber colaborado de forma suficiente a la reconciliación en mi trabajo y también pido perdón por no haber sabido perdonar a quienes me han ofendido y se han acercado en señal de reencuentro".

"Desde ya estoy disponible para eso y doy ese paso personal. Yo pido perdón, es mi voz para la reconciliación", enfatizó el senador del ultraconservador partido de la Unión Demócrata Independiente (UDI), quien llamó a los chilenos a pedir perdón sin esperar a que lo hagan los demás.

La candidata de la oposición a las elecciones presidenciales de noviembre próximo, Michelle Bachelet, valoró positivamente las declaraciones del expresidente de la UDI, mientras la candidata del oficialismo, Evelyn Matthei, consideró que ella personalmente no debe pedir perdón.

"Me parece muy bueno que el senador Larraín haya hecho este acto de pedir perdón en forma pública", dijo Bachelet.

Sin embargo, la exdirectora de ONU Mujeres dijo que mas allá de la situación personal del senador "es importante recordar lo que fue el golpe de Estado, los años de dictadura (17) y lo que significó para mucha gente".

En tanto, Matthei fue enfática en señalar que ella "no tiene que pedir perdón ni tampoco los sectores políticos".

Tras un encuentro con los directivos de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Matthei señaló: "yo tenía veinte años cuando fue el golpe, no tengo por qué pedir perdón. En ese entonces no tenía cómo haber hecho nada más, no tenía ningún cargo público", apostilló.

Por su parte, el candidato presidencial del independiente Partido Progresista de Chile (PRO), Marco Enríquez-Ominami, dijo "que es importante que quienes fueron parte de la dictadura hagan hoy día un mea culpa".

"Pero el perdón no puede ser pasivo; cuando el perdón es tardío se vuelve pasivo, se vuelve improductivo. Yo espero que sea activo. Supongo, no apoyará a una candidata que está orgullosa de la dictadura, si no, hay incoherencia. El perdón debe ir acompañado de una actitud política", aseveró.

En tanto, la diputada de la UDI María Angélica Cristi opinó que si Larraín siente que pedir perdón ayuda y abre caminos su llamado " puede ser bien ser interpretado".

"No tengo ningún problema, si vamos a hablar de perdón todos tenemos que pedir perdón (para) lograr la reconciliación en nuestro país", añadió Cristi, hija de un general de Carabineros.

Tanto el Gobierno del presidente Sebastián Piñera como los familiares de las víctimas de la dictadura militar (1973-1990) han anunciado actos para conmemorar los 40 años del régimen militar.

El Ejecutivo espera realizar el 11 de septiembre una misa en la capilla del Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, donde se espera una convocatoria reducida.

Pero también La Moneda organizará un acto de mayor convocatoria para el 10 de septiembre donde se contempla invitar a distintos sectores políticos, aunque algunos analistas ven como poco probable que se concrete la participación de algunas figuras de la oposición.

Los familiares de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos y de Ejecutados políticos, así como distintos sectores relacionados con los derechos humanos, tienen previstas marchas hasta el memorial del Cementerio General y a la puerta de Morandé 80, del Palacio de La Moneda, la que habitualmente utilizaba Salvador Allende para ingresar al edificio, y a las casas y lugares que en Santiago de utilizaron como campos de concentración y tortura.