Carlos Berlocq quiso subrayar una cosa: enfrentar a Roger Federer no es ni premio ni castigo.

El argentino será el rival del 17 veces campeón de torneos de Grand Slam en la segunda ronda del Abierto de Estados Unidos.

"Mi cabeza está en ganarle a Federer", dijo Berlocq. "Quería ganar en primera ronda para tener este desafío. Sé que va a ser muy duro, es difícil, pero bueno, ya tiene su añitos y en algún momento tiene que empezar a bajar su nivel".

Berlocq superó la primera ronda con una victoria por 6-3, 3-6, 6-7 (6), 6-4, 6-2 sobre el colombiano Santiago Giraldo, un partido fue que pospuesto la noche del lunes cuando empezó a llover.

Giraldo tenía ventaja en la reanudación el martes, pero Berlocq cambió el chip para poner 4-1 a su favor el historial frente al colombiano.

"Cuando se paró el partido por la lluvia me mentalicé a darlo vuelta, en pensar cosas positivas", dijo Berlocq. "Ayer me sentía lento, un poco cansado, no podía reaccionar. Hoy estuve más lúcido, con paciencia, con precisión para atacar".

Situado en el puesto 48 del ranking mundial, Berlocq conquistó esta temporada su primer título en el circuito al consagrarse en el Abierto de Suecia, un logro que llegó a sus 30 años.

Lo que sigue es un duelo contra el suizo Federer, el séptimo preclasificado que derrotó 6-3, 6-2, 7-5 al esloveno Grega Zemlja.

Y este es quizás el momento propicio para dar el golpe ante Federer, quien ha lucido vulnerable en esta temporada.

"Acá se le puede ganar cualquiera. Quizás juega un gran tenis y me supera ampliamente; aunque no esté al cien por ciento es todavía un rival muy difícil, pero uno está muy preparado para esto", indicó Berlocq. "Saber que hay momentos del partido que tienes la posibilidad de ganarlo y antes del partido hay que mentalizar para saber jugar esos momentos".

"Es el mejor de todos los tiempos, por ahora, porque creo que Rafa (Nadal) lo va a superar, pero el respeto es grandísimo", añadió.

Berlocq y Federer sólo se han medido una vez, con victoria para el suizo en el Masters de Roma 2012.

Federer confesó no recordar ese partido, pero advirtió que Berlocq es un oponente de cuidado.

"Es bueno en el fondo y ha mejorado mucho en las canchas duras que no son tan rápidas. Esta es un poco más rápida", resaltó Federer. "Si jugamos por la noche, eso le ayuda un poco... Es un jugador con una gran condición física".

La victoria de Berlocq fue una de las dos de jugadores argentinos en la jornada. El otro triunfador fue Máximo González, quien eliminó 6-4, 6-4, 6-4 al polaco y 14to cabeza de serie Jerzy Janowicz.

Afectado por dolores estomacales, Juan Mónaco (28) perdió 6-4, 6-2, 3-0 ante el alemán Florian Mayer; Guido Pella cayó 7-6 (3), 4-6, 6-1, 6-2 frente al estadounidense Sam Querrey (26); y Horacio Zeballos sucumbió 4-6, 6-4, 6-2, 6-1 frente al francés Adrian Mannarino.

"No tuve otra opción que retirarme, no veía sano seguir compitiendo", dijo Mónaco.

Zeballos, 50 del mundo, dijo que la pasó mal con una fiebre: "Sentía que me moría, me dolía el cuerpo, la cabeza, la garganta".