La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, dijo el martes que renuncia al cargo lamentando que no se haya aprobado una reforma migratoria aún.

Asimismo, agregó que deja el puesto con la confianza de que el gobierno del presidente Barack Obama y su gestión ayudaron a la agencia a evitar ataques terroristas y responder a desastres.

Napolitano, la tercera en ocupar el cargo de secretaria de Seguridad Nacional, dejará su puesto a partir de la próxima semana para convertirse en presidenta del sistema de la Universidad de California. No está claro cuándo nombrará Obama a un sucesor o quién será esa persona.

Cuando Napolitano tomó las riendas del Departamento, aún en evolución, convirtió a la reforma migratoria una prioridad y no mencionó el terrorismo durante su primera aparición en el Capitolio. Sin embargo, la reforma migratoria sigue siendo difícil de alcanzar.

En su discurso de despedida en el Club de Prensa Nacional, Napolitano dijo el martes que está decepcionada de que no haya sido aprobado el proyecto de ley, incluida la propuesta conocida como "Dream Act" que habría ofrecido un camino hacia la legalización de muchos jóvenes inmigrantes que viven ilegalmente en Estados Unidos.

Sin embargo, alabó la suspensión temporal de las deportaciones de jóvenes que residen sin autorización legal y llegaron a Estados Unidos cuando eran niños, mismos que se habrían beneficiado con la Dream Act.

Napolitano dijo que durante su mandato el Departamento de Seguridad Nacional respondió a intentos de atentados terroristas y al ataque con bombas del 15 de abril en el maratón de Boston. Dijo que también encaró desastres, como el derrame de petróleo del Golfo y el huracán Sandy, y que aprendió de cada suceso.