La Liga Árabe culpó al gobierno sirio por el presunto ataque con armas químicas de la semana pasada cerca de Damasco en el que murieron cientos de personas, y pidió que los responsables sean llevados ante la justicia.

En una reunión de emergencia celebrada el martes, la Liga Árabe también pidió a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU superar sus diferencias y ponerse de acuerdo sobre medidas de "disuasión" contra quienes cometieron "este crimen atroz". La Liga dijo que convocará a una reunión a nivel ministerial la próxima semana para dar seguimiento a la situación en Siria.

El gobierno sirio ha negado estar detrás del ataque. Estados Unidos dijo que está listo para una acción militar si la evidencia de que el régimen sirio utilizó armas es concluyente.

La Liga Árabe está conformada por 22 miembros: Arabia Saudí, Argelia, Bahréin, Catar, Comoros, Djibouti, Egipto, Emiratos Arabes Unidos, Irak, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Mauritania, Marruecos, Omán, territorios palestinos, Somalia, Sudán, Túnez, y Yemen. Siria fue suspendida en 2011 tras la represión de manifestantes.