El tenista argentino Horacio Zeballos lamentó hoy su eliminación del Abierto de EEUU en primera ronda frente al francés Adrian Mannarino por 6-4, 4-6, 2-6 y 1-6, en un encuentro de 2 horas y 33 minutos en el que sufrió el desgaste físico.

"No me gusta poner muchas excusas pero lamentablemente estuve con fiebre estos días y morí, es difícil, sentía que me dolía el cuerpo, la cabeza, la garganta... y todo eso me jugó muy en contra y encima era en cinco sets", aseguró a la prensa Zeballos, de 28 años y número 50 de la clasificación mundial ATP.

El tenista de Mar del Plata dijo que había estado con fiebre hasta el pasado sábado, por lo que "desde un principio sentía que no tenía mucha fuerza, pero las ganas de estar ahí adentro por supuesto hacían que tratara de dar un poquito más".

"Lamentablemente en un partido tan largo eso no alcanzaba y me morí físicamente", añadió.

Zeballos, que en mayo pasado se hizo con el torneo de Viña del Mar tras derrotar al español Rafael Nadal (que acababa de regresar a la competición después de un parón de siete meses), aseguró que había venido "con las expectativas bien altas" para el último Grand Slam del año, pero "lamentablemente no se pudo".

El argentino podrá volver a pisar las pistas de Flushing Meadows esta semana en el partido de dobles que jugará con Pablo Cuevas, que el lunes cayó eliminado en primera ronda de este torneo frente al serbio Janko Tipsarevic debido a una renovada molestia en la rodilla.

Pese a los problemas físicos de ambos, Zeballos confirmó que jugará ese partido, donde aseguró que no necesitará tanto físico.

Preguntado por la posibilidad de que sea elegido para integrar el equipo argentino que disputará la semifinal de la Copa Davis ante República Checa, que se disputará del 13 al 15 de septiembre, el tenista dijo que "ojalá el día de mañana pueda estar ahí. Es el juego que quiere todo jugador".