Cuestionado como nunca, Roger Federer cumplió con la rutina de siempre en el Abierto de Estados Unidos: ganar.

Luego que la lluvia le impidió jugar la noche del lunes, el campeón de 17 torneos de Grand Slam salió el martes a escena en el estadio Arthur Ashe y se deshizo 6-3, 6-2, 7-5 del esloveno Grega Zemlja.

Con 32 años, dos hijas y evidentes señales de declive, el último grande de la temporada se le presenta al suizo como su oportunidad final para ganar un Slam en este curso.

Como número siete del mundo, Federer llegó a Nueva York con su peor ránking de la última década y tras sufrir derrotas frente a oponentes que ni siquiera estaban entre los 100 mejores.

Pero superó su primera valla con solvencia al servir 12 aces con 35 winners ante Zemlja, el número 62 del mundo que venía de alcanzar la tercera ronda en Wimbledon.

El rival de turno de Federer será el argentino Carlos Berlocq, quien el lunes no pudo completar su partido ante el colombiano Santiago Giraldo por la lluvia. De vuelta a la cancha, Berlocq remontó un duelo que perdía en el cuarto set y acabó imponiéndose 6-3, 3-6, 6-7 (8), 6-4, 6-2.

Mientras se habla de un Federer en horas bajas, la expectativa es que las nuevas raquetas acepten dar el siguiente paso.

Pero varios de los llamados a ser parte del relevo generacional se han rendido a las primeras de cambio en el cemento de Flushing Meadows.

Un ejemplo fue el del polaco Jerzy Janowicz, el número 15 del mundo que venía de alcanzar las semifinales de Wimbledon.

Menguado por una dolencia en la espalda, Janowickz capituló 6-4, 6-4, 6-2 ante Máximo González, un argentino de 30 años y 232 peldaños detrás suyo en el ránking. González, quien venía de sortear la fase previa, no ganaba un partido válido del tour de la ATP desde abril de 2011 en Montecarlo.

"Es la motivación que tengo, es la experiencia en saber cómo son los cosas", dijo González. "La edad no importa".

Janowicz, uno de los mejores sacadores del circuito, apenas sirvió tres aces y cometió 11 dobles faltas.

"Cuando sacaba sentía que me clavaban un cuchillo", dijo Janowicz.

Su derrota se sumó a las de otras figuras que conforman la nueva generación en el circuito. El búlgaro Grigor Dimitrov, 25to preclasificado, sucumbió 3-6, 6-3, 6-4, 5-7, 6-2 ante el portugués Joao Sousa. El japonés Kei Nishikori (11) y el letón Ernests Gulbis (30) fueron eliminados el lunes.

El único de la tropa de recambio que evitó un adiós prematuro fue el canadiense Milos Raonic, al conseguir su primera victoria en un Grand Slam como parte del Top 10. Raonic superó 6-3, 7-6 (6), 6-3 al italiano Thomas Fabbiano.

También el martes, los argentinos Guido Pella y Horacio Zeballos se despidieron. Pella sucumbió 7-6 (3), 4-6, 6-1, 6-2 ante el estadounidense Sam Querrey (26) y Zeballos se rindió 4-6, 6-4, 6-2, 6-1 ante el francés Adrian Mannarino.

El brasileño Rogerio Dutra Silva doblegó 4-6, 3-6, 7-6 (9), 6-2, 7-6 (10) al canadiense Vasek Pospisil y ahora enfrentará a Rafael Nadal en segunda ronda.

Por la rama femenina, la checa Petra Kvitova (7) derrotó 6-2, 3-6 a la japonesa Misaki Doi. Hace dos años, Kvitova se convirtió en la primera campeona reinante de Wimbledon en ser eliminada en su debut en el US Open en la misma temporada.

La italiana Sara Errani (4) sentenció un 6-0, 6-0 frente a la australiana Olivia Rogowska, en tanto que la danesa Caroline Wozniacki (6) derrotó 6-2, 7-5 a la china Duan Ying-Ying.

La serbia Ana Ivanovic (13) y la rusa Maria Kirilenko (14) avanzaron con contundentes victorias. Ivanovic se deshizo 6-2, 6-0 de Anna Tatishvili. Kirilenko despachó 6-1, 6-1 a la belga Yanina Wickmayer, semifinalista en Flushing Meadows hace cuatro años.

Novak Djokovic y Victoria Azarenka debutaban en la sesión nocturna.