Nicolás Massú, que le dio a Chile dos medallas olímpicas de oro, anunció el martes su retiro del tenis profesional tras 17 años de carrera, aunque enfatizó que seguirá ligado al deporte.

Massú, de 33 años, obtuvo seis títulos del circuito ATP, 32 triunfos en Copa Davis y dos medallas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, una en individuales y la otra con Fernando González en dobles. También llegó a estar noveno en el ranking mundial.

Nervioso al comienzo, Massú leyó un comunicado en el que señaló que "tras varios meses de analizar, he tomado la dura decisión de poner fin a mi carrera". El chileno se ha visto aquejado por numerosas lesiones en los últimos años.

"Estaba consciente que no podía seguir y volver al primer plano", agregó en una concurrida rueda de prensa.

Sostuvo que realizará un partido de despedida en Chile "antes de fin de año".

"Voy a seguir ligado al tenis, porque es algo que me apasiona", agregó. "Sería lindo triunfar como jugador y después como entrenador".

Indicó que le gustaría colaborar con el equipo chileno de Copa Davis, del que fue una de sus figuras junto con el también retirado González.

Al concluir el encuentro con decenas de periodistas, Massú se paró, se colgó nuevamente sus dos medallas olímpicas al cuello, se abrazó con su madre y posó para las fotografías.

"En el tenis me sirvió ser tan cabeza dura, porque logré cosas", dijo, en alusión a su perseverancia por seguir en los torneos profesionales pese a que la baja en su rendimiento era evidente. "Era por garra, porque jugué bien".

Manuel Massú, padre del tenista, aclaró que su hijo no tenía la decisión de retirarse hasta la semana pasada, pero señaló que las conjeturas de la prensa sobre su posible retiro "apresuró la decisión".