La tenista española Teresa Torro-Flor reconoció hoy sentirse algo "nerviosa" pero con "ilusión" por tener que enfrentarse en segunda ronda del Abierto de Estados Unidos a la número cuatro del mundo tras haberse impuesto a la neozelandesa Marina Erakovic por 6-0 y 6-4 en poco más de una hora.

"Estaba nerviosa porque el primer partido siempre cuesta, pero he jugado muy ordenada, me he movido bien y más o menos me ha salido bien, he estado muy positiva", aseguró la española a la prensa después de su primer enfrentamiento en el último Grand Slam del año, en el que debuta en el cuadro principal.

Reconoció que en el segundo set comenzó a hacer "un poco más de fallos", por lo que se le "complicó un poco" cuando el marcador se situó en 4-4, pero después pudo remontar e imponerse con comodidad.

Gracias a su victoria contra Erakovic, Torro-Flor se tendrá que medir con la número 4 mundial, la polaca Agnieszka Radwanska, lo que afirma le hace "muchísima ilusión".

"Tenía muchas ganas de que este año me tocase jugar con alguien muy importante, intentaré dentro de lo que cabe disfrutar y hacer mi tenis".